Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Ana_LeoSeda

Ana_Leo

Una plaga está acabando con los gusanos de seda. Hervé Joncour viaja hasta Japón para conseguirlos dado que es uno de los pocos lugares que no han sido afectados. Allí conoce a Hara Kei, su proveedor japonés, y a una muchacha que se encuentra siempre cerca suya... una chica con ojos occidentales que no podrá salirse de la cabeza de nuestro protagonista. Amarla significaría traicionar a Hélène, e incluso poner en peligro su negocio. Esa chica el es animal más hermoso y preciado de Hara Kei.
Lo primero que quiero destacar de este libro es su sencillez textual, porque sí, es realmente fino, pero lo que más impresiona en él es su expresión escrita, cómo con tan pocas palabras te puede arropar, cómo puede hacer que te sientas como si tocaras seda cuando sólo estás leyéndolo. Para mí este libro es poesía, por su dulzura, por la sensualidad de sus palabras. Y, por si no había quedado claro, es muy conciso. Se lee en un suspiro. Utiliza una gran economía de palabras porque sabe que no hacen falta más para que captemos, sintamos el mensaje.
Con respecto a la historia: es triste, hay que admitirlo. Trata básicamente de la vida de un hombre da 180º al conocer a una mujer que no es su esposa y enamorándose de ella.
Hervé Joncour: tiene 32 años y está casado con su mujer, Hélène. Trabaja como comerciante de gusanos de seda en un pueblo llamado Lavilledieu. Viaja a Japón con firmes itenciones comerciales.
La narrativa es en tercera persona y su lenguaje, como he dicho anteriormente, es económico y poético. Realmente dulce, para qué vamos a engañarnos. Te deja con un buen sabor de boca.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS