Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de KyaneaDaimon

Kyanea

He cometido el gran error de leerme Daimon después de Mestiza, lo que quiere decir que ya sabía todo lo que va a ocurrir y prácticamente lo que pasaba ya que la autora también escribió antes el primer libro que la precuela y en Mestiza cuenta toda la historia de Álex resumidamente. Aún así me ha parecido muy interesante saber por lo que Alexandria tiene que pasar al enfrentarse a los Daimons y cómo afronta su pérdida.
No me ha gustado ni de lejos tanto como Mestiza, ya que todo ocurre demasiado rápido para mi gusto y no se llega a entender la situación hasta que no te has leído el siguiente libro. Además, es una historia bastante deprimente porque habla de cómo los daimons logran llegar hasta Álex y su madre, cómo capturan a esta última y, finalmente, la huída de la protagonista hasta que se enlaza con la parte uno de la saga, Mestiza.

El detalle que me ha encantado ha sido el hecho de que ella ya desde un principio está enamorada de el chico de los ojos grises, al cual no para de mencionar durante toda la novela, sobre todo cada vez que se acuerda del Covenant.
Tal y como en toda la saga, el libro está contado por la protagonista en primera persona, lo que hace que podamos sentirnos identificados con lo que va ocurriendo y lo que ella siente, lo hace más verosímil incluso tratándose de una historia de dioses y semidioses.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS