Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de FAUSTOLa espuma de los días

FAUSTO

TAN INCONSISTE COMO LA ESPUMA
En un principio tenía muchas ganas de leer a este autor (había visto críticas de todo tipo sobre él) y al final he tenido varias veces la tentación de abandonar, pero al final he hecho de tripas corazón y “ha caído”, ya que la novela no tenía muchas páginas. Y bueno, no puedo decir que esta primera experiencia haya sido satisfactoria.

El absurdo y el existencialismo de Kafka nada tienen que ver con la escritura de Boris Vian, y por desgracia tampoco su calidad literaria y la fuerza de sus argumentos, por lo menos en este relato.

La base de la novela: las historias de amor, amistad y tragedia, me han parecido muy “comunes” literariamente hablando, y poco desarrolladas. Pues creo que el alma de la historia está en las imágenes oníricas, o se las puede denominar absurdas, o disparatas, o bufonadas, o chorradas, etc. Me inclino a creer, que es una tomadura de pelo por parte del escritor, y que conste que lo digo sin ninguna maldad.

Por mi parte estos delirios (algunos son ingeniosos) no los he podido tomar en serio. La mayoría de estas fantasías, bajo mi punto de vista, no puedan tener interpretación o sentido. Lo único que me ha gustado y que es fácilmente identificable, son las partes críticas que hace a la religión con su afán del dinero, la deshumanización del trabajo y la parodia a Sartre.
Y si bien me ha gustado “este palo” a la religión, las escenas de la boda y el entierro son de las más demenciales, paranoicas, incompresibles y absurdas que he podido leer.
En fin, no me ha dejado un buen “sabor de boca”, demasiada espuma.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS