Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
4 votos
7

Beltenebros

La trayectoria literaria de Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) ha sido un camino ascendente,jalonado por hitos que han convertido al autor en punto de referencia de la cultura española. Con suprimera novela, "Beatus Ille" (1986), consiguió el Premio Ícaro. A este primer logro seguirían el PremioNacional de Literatura y el de la Crítica en 1988 por "El invierno en Lisboa". Su actividad literaria seintensifica desde entonces convirtiéndose en asiduo articulista de los principales diarios del país. Suobra se sucede a ritmo frenético: artículos, ensayos, conferencias, adaptaciones al cine de sus obras,libretos de ópera, cuentos y, por supuesto, nuevas novelas. "El jinete polaco" (1991) le llevará aconseguir el Premio Planeta y, por segunda vez, el Nacional de Literatura. "Beltenebros", narrada enprimera persona por el personaje principal, nos sumerge en el mundo del espionaje y de los bajosfondos, en la trastienda de las ciudades y en los ambientes nocturnos de un Madrid localizable en losaños 60. La construcción de su trama se muestra como verdadero artífice de un estilo y de un modode escribir, es el anzuelo que atrapa al lector.
  • ISBN 9788437621456
  • Nº PÁGS 304
  • AÑO 2004
  • EDITORIAL CATEDRA

Citas de Beltenebros

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Proscrito
Proscrito

Interesante el argumento, ambientado en una época -la dura posguerra española- poco frecuentado y con personajes de la clandestinidad política contagiados de los vicios y crueldades propios de aquellos contra los que luchan. Precisamente, por huir del maniqueísmo y como es muy frecuente en él, cae Muñoz Molina en el "al final todos son iguales". El estilo me resulta algo recargado, con demasiadas figuras literarias, lo que en ocasiones me ha hecho perder el hilo; y las escenas finales, con su desenlace en las gradas del Universal Cinema, poco creíbles.


SUGERENCIAS