Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
215 votos
8,3

Un mundo feliz

Un mundo feliz es un clásico de la literatura de este siglo. Con ironía mordiente, el genial autor inglés plasma una sombría metáfora sobre el futuro, muchas de cuyas previsiones se han materializado, acelerada e inquietantemente, en los últimos años. La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje...
  • ISBN 9788497594257
  • Nº PÁGS 256
  • AÑO 2008
  • EDITORIAL DEBOLSILLO

Críticas para este libro

Avatar del usuario Forolibrocom
Forolibrocom

Sin tiempo para desarrollar una reseña decente, ya que se nos acaba el año y hay que pasar página (de nuevos e interesantes libros) comentemos, al menos superficialmente, lo que significa esta obra publicada en 1932 (que según varias fuentes es el tercer libro más censurado en todo el mundo). El grado de identificación, anticipación, conocimiento y análisis del autor sobre una sociedad futura que vive mecánicamente bajo los efectos del opio (soma en este caso) es de una brillantez y lucidez indudable. Aldous Huxley pudo componer una fábula terrorífica sobre la alienación humana antes de los tiempos de internet, de la digitalización, de las redes sociales, y del ocaso de los valores tradicionales y familiares, de la educación, de la lectura y de la filosofía. En definitiva, la pérdida de competencias particulares para mayor gloria de gobiernos y corporaciones que mueven los hilos de nuestros destinos y vacían nuestros bolsillos de sueños, emociones y libertades.

El control siempre ha sido y será la máxima aspiración de los poderosos. A estas alturas de la historia parece fácil comprobar que solamente hay dos maneras de controlar a una sociedad; por las buenas (Un mundo feliz de Aldous Huxley) o por las malas (1984 de George Orwell). El control a sangre y fuego es muy acertado a corto plazo, la mano de hierro siempre ha quemado aldeas y acuchillado a sus moradores, pero si la masacre se deja a medias, como todos sabemos, luego vienen las venganzas que acabarán por hacer caer antes o después al régimen totalitario. La primera opción, que es la que nos ocupa, necesita más tiempo, mimo y esmero que la segunda, y es a largo plazo cuando obtiene los mejores resultados. En la opcion de Huxley no hay revueltas que sofocar ya que los rebeldes han claudicado a un sistema que creen que es el adecuado, correcto y enriquecedor. Esta es la vía de las sectas y demás grupos de presión que eliminan la individualidad de la persona para tornarla en parte del engranaje del grupo mismo (todo ello apoyado por las drogas en la mayoría de las ocasiones y mediante una persona que se atribuye las competencias de guía espiritual. Muy al estilo de la película La invitación, 2015).

Finalmente podría existir un tercer tipo de control o una variante de las dos comentadas, mucho más difícil y complejo de llevar a cabo que las dos anteriores, que sería el del control bajo la mentira absoluta (El show de Truman, 1998 o Matrix, 1999). El desarrollo de esta cuestión espero poder plantearlo en un futuro.

Resumiendo. El control “por las buenas” es sin duda el que mejor resultados arroja. Cercenar la libertad del individuo mediante técnicas que consigan que sea el propio sujeto el que acepte dicha situación al encontrarla ventajosa para sí mismo es la clave. Así el individuo cumplirá obedientemente lo que se le reclame para mantener su privilegiado status además de velar por que el resto de los individuos también acepten esta realidad (por ejemplo, aconsejando tomar soma/droga a un compañero a los primeros síntomas de planteamiento de algo complejo o traumático).

Más allá de las aventuras que acontecen a los personajes (el impactante inicio con la visita guiada al centro de clonación y acondicionamiento, la secuencia de los sucesos en la reserva india con su correspondiente baño de realidad y, sobre todo, un pasaje que quedará para siempre en la memoria del lector y que tiene que ver con la muerte y la presencia de unos niños) el texto nos ofrece una de las mejores cincuenta páginas finales de la literatura de ciencia-ficción, no tanto por lo original del desenlace sino por las reflexiones que nos regala al lector. Comentarlas aquí sería privar de un gran momento a aquellos que no hayan leído la obra todavía.

Por cierto, ¿vives en un mundo feliz?. Si es así, enhorabuena, aunque sería bueno saber si esa felicidad la has adquirido por acudir asiduamente a los centros comerciales, por ver telecaca, por poner morritos en Instagram, o por decir “SÍ” cuando todos dicen sí, y por decir “NO” cuando todos dicen no.

Reflexionemos sobre el porqué los poderosos, que no saben ni ser puntuales en sus reuniones y ruedas de prensa, ni votar solitos en el hemiciclo ya que les tienen que indicar si pulsar el botón “rojo” o el “verde“, están capacitados para decirnos a los ciudadanos en qué sentido tenemos que andar por la calle. Efectivamente, en un país al que hay que recordar cada año cómo funciona todo el operativo de las campanadas de Nochevieja, (los cuartos, la bajada del carillón, etc) le queda mucho por andar.

Avatar del usuario Luita
Luita

Me costó mucho empezarlo a leer porque las distopías me estresan, pero he de decir que es sencillamente genial

Avatar del usuario Blank
Blank

Uno de los libros que presumen de ser casi obligatorios de leer. No me ha disgustado, aunque las distopías no me atraen demasiado. Recomendaría su lectura.

Avatar del usuario Mfoaf
Mfoaf

Una sociedad futurista en la que se ha instaurado de nuevo la identidad del "yo gregario", identidad tan propia del pasado, ese sentido de la identidad como función social, en la que "esto haces, éste eres" y no importa nada más. Es una identidad con la que el ser humano ha vivido la mayor parte de su historia y, por tanto, no sería de locos que volviera a ocurrir si bien rechina imaginarlo dado que el aumento de la individualidad siempre ha ido yuxtapuesta al avance de la civilización. Aún así, por difícil que sea de imaginar este yo gregario en el futuro, el libro mantiene en todo momento una inquietante coherencia que estriba en la estremecedora plausibilidad de su historia.
El conformismo es mejor que la opresión como herramienta de control. Más que nada, porque las personas ni siquiera son conscientes de que están siendo controladas.
Un toque de atención imprescindible a nuestra sociedad y un deleite literario. Genial.

Avatar del usuario Shulil
Shulil

Una interesante distopía que plantea una realidad en la que los humanos se ''fabrican'' para cumplir diferentes fucniones en la sociedad, con el fin de que haya un orden sin cuestionamientos, cada uno cumple su función, cada uno es desarrollado hasta el punto necesario para desempeñar su rol y no pretender ir más allá del mismo. Al igual que otros libros de este género, ''Un mundo feliz'' llega a asustar cuando miramos a nuestro alrededor y vemos cuanto de parecido hay con nuestra realidad actual, en la que nos sometemos a estructuras y tecnologías que hacen que cada vez pensemos menos y aceptemos más sin planteamientos.

Soy fanática de las distopías, me gusto mucho.

Avatar del usuario Reina
Reina

Obra excelente, relato de un mundo distópico, a la altura de la obra 1984.

Avatar del usuario Zacateco
Zacateco

Un gran escenario futurista redactada en el libro que nos hace reflexionar del concepto social generado por la influencia en general de las personas. ¿Podremos vivir un mundo así?, puede ser. Si nos podemos a meditar nos daremos cuenta que en la actualidad vivimos en una realidad diferente que en los siglos anteriores.

Avatar del usuario Jonan
Jonan

Mediante una imaginación desbordante, el autor nos invita a una reflexión sobre el futuro de la humanidad.

Avatar del usuario Israeleog
Israeleog

Uno de los clásicos podríamos decir, no solo es la ciencia ficción de un orden mundial futurista. Es la crítica a la búsqueda de un orden donde todos seríamos felices porque no aspiramos a nada más.

¿Podríamos imaginarnos en un mundo así?, me imagino que para muchos sería muy cómodo mientras que para otros sería una completa abominación. Huxley nos relata esta experiencia con una escritura sencilla que nos lleva a través de la trama sin adentrarse a describir elementos futuristas no necesarios. Los personajes bien definidos que son la muestra de cada grupo social al cual representan.

Un libro al alcance de todos en cual maneja un tema que parece nunca pasará de moda o al menos hasta que se haga realidad

Avatar del usuario Lau_PV
Lau_PV

Mi libro favorito. Recomiendo leerlo. Pequeña vista al futuro que nos espera.

Avatar del usuario Alpassan
Alpassan

Me encantó su simplicidad y desde luego no puede ser más acertada, aún hoy, si cabe cada día más, se puede aplicar más a la actualidad.

Avatar del usuario Literevans
Literevans

La triste realidad en la que vivimos nos hace imaginar que tenemos una dosis de soma y querer olvidar lo que vivimos a veces.
Sin dudas es una maravillosa historia en la cual podemos ver aspectos sociales que nos abren los ojos.

Avatar del usuario Serfio
Serfio


Duele ver el resultado de una crítica social tan dura. Pero duele más el tener que aceptar que los humanos siempre serán humanos, aun y cuando se rompan reglas morales y se adopten nuevos regímenes de vida.

Sin lugar a dudas, uno de los libros que tendrán que disfrutar mis hijos.

Avatar del usuario Elalex29
Elalex29

Una distopía con aires de ser lo contrario se presenta es esta obra llena de conceptos interesantes y, hasta cierto punto, horripilantes que hacen preguntarse al lector: ¿Estaremos algún día en un mundo -"feliz"- como este?


SUGERENCIAS