Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de FAUSTOEl contrabajo

FAUSTO

EN CLAVE MUSICAL Y HUMORÍSTICA

Curioso texto, sobre todo teniendo en cuenta la única referencia que tenía de Süskind: “El perfume”, una notable novela de intriga y de calidad que llegó a convertirse un best-seller. “El contrabajo” es una pieza teatral o, siendo más preciso, un monólogo. Lógicamente hay un cambio de registro y argumental en la escritura del literato; dentro de mi modesto entender, es prácticamente imposible encontrar similitudes entre ambos libros.

Centrándome exclusivamente en el soliloquio, “El contrabajo” es un texto “variable”, pues la primera impresión que suscita es un escrito erudito sobre conceptos musicales y los rasgos que definen a las diferentes clases de músicos. Conforme se desarrollan los pensamientos del protagonista se van ampliando los temas que trata con un cariz psicológico: el amor, las relaciones, el adulterio, la soledad, la crítica social, etc., y siempre haciendo paralelismos con la música, los instrumentos o la vida profesional de los músicos. Todo esto aderezado con gotas de humor, a veces amargo, donde esta propiedad adquiere más importancia según vayamos conociendo el carácter del único personaje. Revelador el llamativo discurso que hace sobre su medio de vida: el contrabajo y su particularísima relación amor-odio.

Ha sido una lectura corta, y no por su corta extensión, sino por la agilidad del texto, tanto por su variedad argumental (siempre en “clave” musical y de humor) como por el estilo. Una historia que me ha ido fascinando según el paso de las páginas. Una gran metáfora sobre el ser humano actual: el hombre corriente y frustrado.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS