Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
2 votos
6

Azul

Azul es la relación de una intensa pasión amorosa entre una mujer, Andrea periodista, casada y con una complicada vida social y un muchacho más joven, Martín Ures, que llega del interior de la península para descubrir un variado mundo de gentes y trabajos y, sobre todo, esa capacidad alquímica del amor que lo convierte en algo tan mutable y tan definitivamente peligroso.
  • ISBN 9788423323500
  • Nº PÁGS 240
  • AÑO 2002
  • EDITORIAL DESTINO

Críticas para este libro

Avatar del usuario Sunrise
Sunrise
  • Lo mejor El personaje de Martín
  • Lo peor Su prosa es demasiado lírica

Me ha resultado bastante complicado puntuar esta novela.
He estado a punto de dejarla varias veces. Poco más de doscientas páginas escritas con una lírica demasiado enrevesada. Apenas un diálogo de dos frases en las primeras cincuenta páginas, varios adjetivos en las mismas frases que ocupan varias líneas. Demasiado descriptiva, no tanto de los lugares como de las situaciones... como digo, demasiado lírico.
No obstante, la historia y los personajes son interesantes. Tiene puntos tremendamente buenos. Se describe muy bien los momentos del desamor, las situaciones límite, las confusiones a las que nos llevan los sentimientos, el quiero y no puedo, el no quiero, el no sé lo que quiero. El destino.
Te sientes identificado con los personajes, pero a la vez todo el tiempo es como estar viéndolo desde fuera. La forma en como está escrito no te introduce sino que te convierte en mero espectador, sin embargo ese drama o melodrama se refleja muy bien en las páginas.
Interesante, especialmente en las últimas páginas, que es cuando coge realmente ritmo, y aún así le falta...

Avatar del usuario Proscrito
Proscrito

Crónica del desamor. Muy buena ambientación, desarrollo con aires y personajes de tragedia fatalista y un final para mí no previsto. La prosa es brillante y muy lírica, a veces demasiado barroca. Por cierto, continuamente se hace referencia al "color de las pupilas": pues, no, el color al ojo se lo da el iris, que tiene un agujerito central, siempre negro, como el interior del globo ocular.


SUGERENCIAS