Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
DWNichols

Después de la intensidad emocional del primer libro de esta saga, que me supo a cappuccino caramelizado (es decir, dulce sin necesidad de añadirle azúcar) he de admitir que cogí el segundo con algo de miedo. ¿Sería capaz la autora de mantener el mismo grado de intensidad? ¿Podría un personaje masculino que no padecía el problema de Ian, mantener mi atención de la misma forma en que lo hizo éste? ¿La crudeza de la historia estaría a la altura de lo esperado, proporcionándonos momentos realmente dramáticos, como aquellos que nos pusieron los pelos de punta en “ Las locuras de lord Ian Mackenzie”?

En cualquier serie literaria, los dos primeros libros son fundamentales ya que marcan la pauta de lo que está por venir. Y cuando el primero es de la calidad del anteriormente mencionado, el segundo es el que nos indica si la genialidad fue una cuestión de talento y trabajo, o simplemente, una cuestión de buena suerte…

He de admitir con satisfacción, que no ha habido nada de factor suerte con la genialidad de esta autora, porque este segundo libro es absolutamente magnífico.

Mac es un hombre tan complicado como su hermano Ian. Debajo de esa fachada de pintor bohemio rebosante de encanto, amante de juergas y excesos, en realidad hay un hombre muy inmaduro, incapaz de hacer frente a sus propios miedos. Así era cuando Isabella y él se conocieron y casaron. Isabella maduró y se dio cuenta del camino de autodestrucción en que estaba sumido su marido y, cuando la tragedia los sacudió, no pudo soportarlo más y lo abandonó.

La historia comienza unos años después, cuando un Mac reformado decide hacer todo lo posible por recuperar a su esposa.

Mac te enamora irremediablemente. Esa mezcla entre hombre duro y tierno, fuerte y vulnerable, que vamos conociendo a medida que pasamos las páginas, es un cielo. ¡Es imposible que Isabella se resista a su encanto! Pero ella ha sufrido tanto en el pasado por su culpa, que está terriblemente asustada de intentarlo de nuevo.

Me ha gustado mucho la forma de la autora de irnos poniendo al día sobre el pasado de esta pareja, con pequeños informes periodísticos al principio de cada capítulo, en el que cuenta lo justo para que vayamos descubriendo poco a poco cuál es el verdadero problema entre los dos y qué fue lo que obligó a Isabella a tomar tan drástica decisión.

Y de fondo, entre el incesante tira y afloja de ambos personajes, cómo no, una intriga que los pondrá en peligro más de una vez, y que intensificará y expondrá lo que realmente sienten el uno por el otro y hasta qué punto su amor es lo suficientemente fuerte.

Si te gustó la primera entrega de esta serie, éste no te defraudará en absoluto.

― Fuente

Comentarios (1)

Reiby31 mayo, 2014

Una crítica excelente, totalmente a favor de lo que dices. Acabo de acabarlo y lo he adorado. Me leí el primero hace tiempo y me daba miedo que no fuera tan bueno como el de Ian, pero realmente es muy bonito. Esta saga es diferente a todos los libros típicos de la regencia, vaya hermanos!


SUGERENCIAS