Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
4 votos
6,8

Demasiada felicidad

«La gran autora de las letras canadienses y una de las mejores cuentistas regresa con la deslumbrante Demasiada felicidad.»Elvira Lindo, Babelia, El PaísUna joven madre recibe consuelo inesperado por la muerte de sus tres hijos, otra mujer reacciona de forma insólita ante la humillación a la que la somete un hombre; otros cuentos describen la crueldad de los niños y los huecos de soledad que se crean en el día a día de la vida de pareja. Como broche de oro, en el último cuento acompañamos a Sofia Kovalevski, una matemática rusa que realmente vivió a mediados del siglo XIX, en su largo peregrinaje a través de Europa en busca de una universidad que admitiera a mujeres como profesoras, y viviremos con ella su historia de amor con un hombre que hizo lo que supo por decepcionarla.Alice Munro está considerada la maestra mundial del relato contemporáneo. Sus cuentos destilan la melancolía americana de Carson McCullers, Eudora Welty y Raymond Carver, y ostentan además una profundidad absolutamente chejoviana.Traducción de Flora Casas
  • ISBN 9788499893778
  • Nº PÁGS 344
  • AÑO 2012
  • EDITORIAL DEBOLSILLO

Citas de Demasiada felicidad

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Lromeronet
Lromeronet

Leer un premio Nobel es una garantía, al menos eso es lo que piensas a priori. Con esa premisa me he acercado por primera vez a la obra de Munro. Con el galardón recién concedido, era una buena escusa o razón parta ello.

Después de los primeros cuentos, pero también la sensación que ha prevalecido hasta el final ha sido que “no es para tanto”. Es verdad que:

Escribe bien. Muy bien.
Sus relatos cortos son vidas condensadas. Pequeñas novelas.
Sin embargo, sus relatos no tienen (en general) esa fuerza que te cala hasta los huesos del alma, como se deduce de algunas de las exacerbadas críticas que he leído por la red. Tal vez porque hay mucho palmero de emoción fácil desbocado por el reciente premio.

Una segunda, e incluso una tercera, oportunidad es deseable. No es, ni mucho menos una autora, para pasar página.


SUGERENCIAS