Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Tina_JackOrgullo y prejuicio

Tina_Jack

Hace tiempo que me había leído este libro y me había encantado, pero no lo había reseñado porque no me acordaba mucho de él, así lo he releído aprovechando que este año se celebra el bicentenario de este magnífico libro. Tengo que decir que es uno de mis libros favoritos y que nunca me cansaría de leerlo.

Vislumbramos a través de las páginas una sociedad acomodada en la que los caballeros buscan una esposa, las madres desean ver a sus hijas casadas y los bailes son una forma de relacionarse. Se trata de una novela costumbrista que critica el matrimonio de aquella época, pero que también habla del amor.
El libro nos sitúa Inglaterra de principios del siglo XIX, en un pueblo llamado Longbourn en el que vive una modesta familia, los Bennet, que tienen un total de cinco hijas de entre 15 y 23 años. El afán de la señora Bennet es la de casar a sus hijas, ya que se encuentran en una situación muy peculiar: si el señor Bennet muriera, la casa pasaría a manos de su primo el señor Collins y no a sus hijas. Cuando un joven rico y soltero llega al pueblo, la señora Bennet intentará que una de sus hijas sea la afortunada esposa.

El personaje principal de la historia es Elizabeth Bennet, una chica inteligente, algo cabezota, mordaz y llena de prejuicios y orgullo que siempre sabe ver el verdadero lado de las personas.

Jane es la hija mayor de los Bennet, una chica dulce, agradable y de una belleza increíble. Jane, al contrario que su hermana Elizabeth, siempre ve el lado bueno de las cosas porque para ella no existe la maldad en sí misma pues todo acto dañino tiene una razón de ser que lo justifica.

El señor Bingley es un joven rico, bondadoso, educado y amable que desde el primer momento sólo tendrá ojos para Jane.

El señor Darcy es todo lo contrario que su amigo Bingley. Es orgulloso, vanidoso, hosco y tremendamente rico. Además es una persona a la que le cuesta mucho hablar con desconocidos, sin embargo, durante la novela irá evolucionando muy poco a poco. Nos sorprenderá en más de una ocasión y terminaremos amando a este personaje con locura.

Mary, Kitty y Lydia son las otras tres hijas de los Bennet. En más de una ocasión Kitty y Lydia nos sacarán de nuestras casillas con su comportamiento más que infantil y su actitud maleducada.

También encontramos a Charlotte, el señor Collins, los tíos de Elizabeth, entre otros personajes que, aunque no sean los principales, tendrán su papel importante ne la historia.

La narración que utiliza Jane Austen no es la que estamos acostumbrados a leer. Con una pluma increíble y elegante la autora nos relata detalles, costumbres, sentimientos, nos describe diálogos y nos sumerge en pleno siglo XIX donde los vestidos, el dinero, los bailes y las visitas a los vecinos estaban a la orden del día.

En sus páginas, Jane Austen nos cuenta una historia llena de costumbres y, a través de los ojos de Elizabeth, critica a la sociedad de aquel entonces donde el matrimonio se convierte en algo vacío y sinsentido. Y a la vez que nos muestra esa visión crítica, nos cuenta con una maestría increíble dos historias de amor totalmente diferentes: por un lado, la de Jane y, por otro lado, la de Elizabeth. Dos historias románticas que nos harán suspirar en más de una ocasión y por las que la autora es considerada una de las mejores escritoras de novela romántica.

Asimimmo, Austen no sólo nos muestra la sociedad del siglo XIX, sino que también pretende que cale en nosotros un mensaje que está presente durante toda la novela, incluso en el título: a veces el orgullo y los prejuicios es la opción más sencilla de juzgar a la gente, pero no la correcta porque esos prejuicios la mayoría de las veces son incorrectos. Debemos dejar el orgullo a un lado para conocer a las personas en profundidad y sólo cuando conocemos a esas personas podremos juzgarlas.

El final de la novela quizás pasa un poco rápido en comparación con el ritmo del resto del libro. Es un final cerrado en el que avanza, de forma un poco escueta, la historia de los personajes

Se trata, pues, de una novela de lectura más que obligada no sólo porque se trata de un clásico, sino porque, aunque la historia transcurra de forma lenta y pausada, merece ser leído.
Amor, orgullo, prejuicios, bailes y una fuerte crítica al matrimonio se mezclan en este libro para dar lugar a un libro que debería ser leído y releído.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS