Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de MarrisonOrgullo y prejuicio

Marrison

Logra retratar minuciosamente las constumbres y los pensamientos de la Inglaterra victoriana de finales del siglo XVIII, convirtiéndose al mismo tiempo en una dura crítica a la sociedad, en donde el orgullo y el prejuicio son apenas dos de los muchos sentimientos que afloran en la condición humana.

La imprudencia, la prepotencia, la envidia y la hipocresía son antivalores que gravitan en el mundo representado por Austen, quien consigue crear personajes que encarnan estos sentimientos a la perfección, regalándonos un relato crudo, pero real que nos conduce a través de una historia que bien podría haber sido verdadera.

El argumento se entreteje alrededor de una historia de amor y desamor, protagonizada por Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, cuyo desarrollo carece de romanticismo, pero se presenta como un claro ejemplo de la lucha y la paciencia caracteristicos del amor verdadero.

Aunque la historia de amor se convierte en el epicentro de la narración, alrededor de ésta se presentan acontecimientos de diferentes índoles que abarcan temáticas como la diferencia de clases, la subordinación de la mujer, los matrimonios por conveniencia y la resistencia.
Orgullo y prejuicio se caracteriza por la descripción detallada de personajes y lugares, así como por los dialogos inteligentes y eficaces, que lejos de ser extensos aportan gran valor a la trama.

Una novela que se rebela sutilmente contra los tradicionalismos y costumbres propios de la época en que fue escrita y una autora que logra transportarnos al pasado en uno de los clásicos más importantes de la literatura universal.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS