Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Lromeronet

Nos atrae el sufrimiento de los demás. Especialmente si este padecimiento es causado por una mente sádica y es un preludio a la muerte de la víctima.

El cine y la literatura de ficción se han recreado en esos momentos finales de la vida robada, cuando el sacrificado ya ha perdido la esperanza,

Las razones de este morbo, aparentemente malsano, tal vez no sean las mismas para todos, pero el espectador/lector se identificará de alguna manera con la víctima, y se preguntará sobre si mismo de verse en esa situación extrema.

No toda la novela negra tiene este mátiz de sadismo en sus relatos, pero aseguraría que en los últimos años este ha aumentado de forma considerable.

El libro de Olsen, como ya insinúa el título, nos somete a esa introspección de víctima virtual, pero además nos introduce en la cotidianidad de la investigación policial, con sus miserias y sus grandezas.

El libro es de los que “enganchan”, de los que hablas con pasión a tus cercanos e intentas convencerlos de su lectura. Es también el primero de una serie protagonizada por el subcomisario Carl Morck y su peculiar ayudante Assad


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS