Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Cesar_ColomerDani Futuro

Cesar_Colomer

Dani Futuro tiene un significado especial para mi y quiero ponerlo de manifiesto antes de tratar el libro en particular. En 1970 yo estaba prácticamente recluido en mi casa, apenas salía de casa, aun no tenía la silla de ruedas, unos pocos meses antes ha llegado la noticia de que mi enfermedad se opera en EEUU, las esperanzas de recuperar la salud, de tener una vida "normal" parecen cuajar. Mi refugio, mi droga, es la lectura, con ella me llega la fantasía, la imaginación de mundos exóticos, donde el agua y la vegetación exuberante tienen una presencia destacada, supongo que por la lectura de los libros de Tarzan o Sandokan, y series como "Fliper". Poco a poco, debido a mi edad, van entrando elementos sensuales e incluso eróticos.

Entre mis lecturas preferidas se encontraba la revista Gaceta Junior que cada semana me compraban. Aquel día aun se olía a humo y pólvora de las recién acabadas Fallas y mi madre ultimaba los preparativos para pasar las Pascuas en La Masia. En la portada un muchacho de aproximadamente mi edad, con un traje futurista, salta de un circulo rojo donde se vislumbra un paisaje tropical, junto a un simpático robot que dice "Una aventura completa de" y fuera en letras amarillas grandes "Dani Futuro". Una novedad, algo siempre incitante y más con elementos tan sugerentes como aquellos.
La aventura no defrauda, un dibujo cuidadísimo, de linea firme, la historia es dinámica, no falta ni sobra una viñeta. La aventura empieza con un muchacho que va a reunirse con su padre y sufre un accidente aéreo en el polo norte. De ahí se pasa directamente a la cama de una casa en un entorno tropical paradisíaco, han pasado 150 años y todo su mundo ha desaparecido, es irrecuperable, pero este nuevo mundo le acoge con calidez, sobre todo por la impresionante y simpática Iris, su contraparte en la serie. Ya en las primeras páginas la identificación es total, en mi deseo de salir de mi postración siempre había soñado en circunstancias extraordinarias, como la de Dani Blancor, que me permitieran vivir una realidad mucho más gratificante que la mía. En el siguiente número, "El tiburón Asesino", con sus escenas submarinas, exacerbarían mi fantasía y vivía las aventuras como si fuera yo mismo al mismo tiempo que idea e imaginaba dentro de mi cabeza, decenas y decenas de aventuras, como si fuera yo el que tuviera que hacer el trabajo de Víctor Mora.
La tensión sexual entre Dani e Iris se palpa desde el principio. La censura en aquellos tiempos no permitía el hacerla explicita esa relación, ni siquiera verbalmente, pero entre viñetas veíamos todos la parte física de los protagonistas. El mundo donde residen es de un fuerte hedonismo, de naturalidad, de confianza... hay problemas, hay desequilibrios, hay elementos negativos... pero la acción de los héroes los solucionan. La casa donde viven es, como la ropa de los personajes, muy de la época, de estilo pop, con mucha influencia hippy, situada en un paisaje exuberante, tropical, junto al mar, con delfines, con los que juegan la pareja. Todo esto hizo nacer dentro de mi una idea de "mundo" muy especial, muy alejada de la realidad.
Cuando años después llegó mi operación, mi estrellarme en el polo, influyo mucho a la hora de escribirme mi autotestamento, durante años buscaría en la realidad el mundo donde había ido a parar Dani Blancor, buscaba mi iris, incluso creo que inconscientemente conservaba el elemento sexual en ese entreviñeteado, como algo que simplemente se mascaba.
Con mi experiencia, con el sentirme aislado, como proveniente de otro mundo, de otra sociedad, me hizo identificarme idealmente más con el personaje de Dani.
Quien haya leído mi novela comprenderá ahora ciertos aspectos de ella.
Pero fuera de mi experiencia personal, Dani Futuro tiene su propia historia:
Durante la dictadura el Cómic español se baso en las publicaciones infantiles (TBO, Pulgarcito...) y en una serie de colecciones con un fuerte contenido ideológico como "Roberto Alcázar y Pedrín", "El Guerrero del antifaz", "Capitán Trueno" o "Hazañas Bélicas", algunas con un dibujo de calidad.
A finales de los 60s y principios de los 70 se produce una renovación del Cómic, las influencias pop provenientes de EEUU y Europa entran con fuerzas, surgen nuevas temáticas como el Terror, el Erotismo y la Ciencia Ficción...
Por aquellos años, en 1968 se empezó a publicar la revista Gaceta Junior que renovó las esencias de la historieta juvenil. En un principio se baso en historietas traducidas procedentes de la revista "Corriere del Picolli" y Belgas como "Spirou" y "Tintin", introduciendo autores como Hugo Pratt y Greg.
A finales de 1969, Gaceta Junior, sin dejar de publicar Cómic europeo, apuesta con fuerza en producciones españolas de dibujantes que estaban renovando el estilo y la temática de la historieta española.
Gaceta Junior contrato a Víctor Mora para escribir los guiones de una serie de Ciencia Ficción, "Dani Futuro", Víctor Mora era en escritor ya consagrado, guionista de series como "El Capitán Trueno" y "Jabato" que en los últimos tiempos había empezado a escribir guiones de Ciencia Ficción y a colaborar con revistas francesas como "Vaillant", "Pif" y "Pilote" dando muestra del dinamismo de sus guiones.
Para el dibujo buscaron a Carlos Giménez, uno de los grandes renovadores del Cómic español, figura que alcanzaría un gran prestigio durante el boom de la historieta para adultos en España con novelas como "Auxilio Social", "Paracuellos", "Los Profesionales" y sus trabajos en el Papus. Cuando comienza con Dani Futuro tiene 29 años y ya a participado en diversas historietas para el mercado español y alemán, destacando la serie de Ciencia Ficción "Delta 99".
Su aventura inicial "Mundo perdido, mundo ganado" fue publicada en el nº 75 de Gaceta Junior, el 19 de marzo de 1970. Pero lamentablemente, por problemas económicos, la revista cerró con el nº 80, poco más de un mes después. A partir de este momento se establece un litigio por los derechos de autor entre la empresa editora y sus autores (Carlos Giménez ya era un destacado defensor de los derechos de los autores). En 1971, resuelto el conflicto, Dani Futuro continua su publicación, esta vez en francés, en la revista belga "Tintin" donde continuara publicándodose hasta 1976, completando 7 álbumes, que junto a "Un planeta en herencia", aparecido en 1974, distribuiría la editorial Lombard.
Dani futuro tuvo versiones en Italia, Argentina, Portugal, Alemania, países nórdicos e incluso en árabe. En España, la revista "Tío Vivo" publico dos álbumes y Hitpress lo adaptó parcialmente a formato apaisado. No sería hasta 1997-1998 que pudimos disfrutar de la colección completa editada por Planeta DeAgostini.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS