Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Cesar_ColomerFantastic Art

Cesar_Colomer

Ya comente el libro “Dead Moon” del mismo autor, Luis Royo, uno de los mejores ilustradores que existen y cuyos dibujos merecen entrar en los museos.

En el caso de Fantastic Art nos muestra una selección de sus obras, ordenadas por temáticas, mundos fantásticos, como explica en su cuento autobiográfico “El niño de la ventana”, nos enseña una sucesión de ventanas, ventanas que se abrían ante él con cada hoja en blanco que se ponía delante, en cada una de ellas nos muestra un mundo, un rincón de su fantasía, ¡y qué fantasía!.

Nos explica que el prefiere que le llamen tal como se hacía antiguamente con su profesión, quiere ser un “iluminador” más que un “ilustrador”, quiere ser como una ventana, un sitio por donde penetra la luz, y vaya si lo consigue, sus dibujos están llenos de sombras, incluso sus ambientes, en ocasiones, son lúgubres, pero por encima de ellas surge siempre la luz, sus figuras iluminadas como si la luz surgiera de ellas, con la luz de los maestros del barroco, veo en sus láminas la magia de un Caravaggio, son imágenes que nos hablan más a los sentidos que a la mente.

La figura que domina es la de la mujer, una mujer llena de vida, muestra clara del erotismo, surgidas de los sueños húmedos, conscientes de su cuerpo, guerreras, con unas curvas de vértigo, no escatima en detalles, no se corta en lo más mínimo, no hace concesiones a lo políticamente correcto, no aptas para mojigatos meapilas.

Pero recomiendo no solo deleitarse en esos cuerpos, hay que fijarse en los rostros, llenos de expresión, muestras del dolor, la pasión, el placer... y sorprendéntemente nunca del miedo, la mujer de Luis Royo no una pacata, no es una victima indefensa, pudorosa, no, es una heroína que busca vivir la vida intensamente. No es la rubia de bote sometida por chico con descapotable, es la hembra de bandera que somete, es una Agustina de Aragón con poca ropa.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS