Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de TumasymejorFiesta al Noroeste

Tumasymejor

La historia se sitúa en Artámila Baja, un ficticio pueblo castellano que vive subyugado por el cacique Juan Medinao, un hombre mezquino y deforme. Dingo, el titiritero, regresa al pueblo del que huyo, pero en este regreso atropella accidentalmente a un niño, la novela empieza con el accidente que causa la muerte y se cierra con el funeral. Juan Medinao recuerda a su padre, que siempre le desprecio, o a su hermano bastardo, Pablo Zácaro, ingenioso pero pobre. La novela es así la revisión angustiosa de la vida de Juan Medinao que vuelve a cruzarse con Dingo, Juan vive de recuerdos y Dingo, por el contrario, vive hacia el futuro por huir del pasado. La noción de infancia perdida logra gran relevancia y la idea de la muerte como redención.

Es una novela de realismo social, de los primeros años de la postguerra y del Franquismo y en una España apagada y pobre. La acción es contada en tercera persona, pero Ana María Matute no se limita a verificar imparcialmente la realidad, desentraña a los personajes, sus sentimientos y recuerdos. Estos son descritos con estilo poético y llenos de subjetividad.

El tema predominante es el mismo que hallamos en las novelas y cuentos de Ana María Matute; el mundo es un sitio agreste donde, por muchos esfuerzos que se haga, no lograrán conseguirse nunca la paz ni la alegría; de aquí que los actores pretendan de forma continua, fugarse de sí mismos hasta las últimas consecuencias. Se simboliza el conflicto amor-odio.

En una entrevista, Ana María Matute nos traslada al mundo en el que escribió esta obra: “Disfruté mucho escribiéndola, la escribí en una semana. Tenía 23 años y me encerré en mi habitación sin salir para nada. Mi madre me hacía traer la comida para que pudiera trabajar sin interrupciones. Esto es muy curioso; mi madre, que fue siempre muy severa conmigo, como ya he contado, sin embargo respetaba mucho mi vocación literaria, y si se han conservado los cuentos que escribí cuando tenía cinco años, ha sido porque ella los guardó (…).”


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS