Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
1 votos
6

Rascacielos

Cuando se instaló en el nuevo rascacielos, junto con un grupo aparentemente homogéneo de prósperos profesionales, Laing creyó haber encontrado el retiro ideal, un anonimato pacifico lejos del caos de la gran ciudad. En un principio sólo advirtió unos pocos indicios de rivalidad profesional entre distintos grupos de residentes, pero nada que permitiera adivinar la hostilidad que muy pronto dividiría a los ocupantes en tres grupos antagónicos, que rivalizarían en la dilapidación irreversible de las diversiones y las comodidades que proporcionaba el inmueble. Ballard describe la intranquilidad y el descontento de quienes habitan en grandes edificios de apartamentos, como si la estructura misma de estas sociedades vastas y cerradas fuera una de las imágenes mas sombrías y terroríficas de las agresiones y perversiones de la civilización moderna.
  • ISBN 9788445074572
  • Nº PÁGS 245
  • AÑO 2003
  • EDITORIAL Minotauro

Citas de Rascacielos

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Phantom2040
Phantom2040

Criticar un libro diciendo que está bien escrito y tiene frases brillantes con mucha imaginación, pero a la vez es sólo forma y no fondo, es una aseveración ofensiva si te refieres a un escritor tan importante como J.G. Ballard. Sin embargo esa es mi percepción sobre esta novela, de la cual conoces todo lo que importa con sólo leer su resumen en la contracarátula. Es cierto que Ballard logra hacernos sentir de forma intensa los enfrentamientos entre los habitantes de la parte alta, media y baja del rascacielos (lo cual es una metáfora de las luchas sociales en la era industrial) mas la reacción de los personajes con la situación de violencia creciente y su negación a escapar del edificio (porque el edificio es para ellos la realidad, no el mundo exterior) es poco creíble, sobre todo cuando hablamos de madres con hijos pequeños. Supongo que fallé en volverme cómplice del autor y dar por válidas las premisas de su mundo sin cuestionarlas, pero aún así hay descripciones y frases que por si mismas justifican el prestigio de Ballard y hacen pasable el libro.


SUGERENCIAS