Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de FAUSTOEl hombre sonriente

FAUSTO

CON MEDIA SONRISA

Cuarta novela de la saga y, también, la cuarta que leo del autor y de su personaje Wallander. No tan brillante como la anterior, “La leona blanca”, pero con un buen inicio y continuación de la trama. Nos encontramos con un policía acabado (muy propio de la novela negra) físicamente y psicológicamente. Los acontecimientos descritos en su anterior caso le pasan factura, llegando a tocar fondo y con una bajísima autoestima. Sin embargo, como el Ave Fénix, resurgirá de sus cenizas. Esta primera parte, la narración de derrumbe moral y su recuperación, es de lo mejor de la novela; es la “chispa” que impulsa a seguir el argumento. Al igual que las anteriores entregas, el policía se ve desbordado ante los nuevos tiempos que corren y en su intento de comprender lo que sucede a su alrededor; donde todo está sufriendo una rápida transformación y un continuo cambio, desde la sociedad, el país, la moral y la ética, el funcionamiento del cuerpo policial y, por supuesto, los métodos delictivos con una inusitada atrocidad en sus formas.

Mankell ha compuesto una entretenida investigación policial, con su rutina y relaciones de trabajo, hipótesis y dudas, interrogatorios, y aderezado con buenos y puntuales momentos de suspense; sin embargo, y a mi juicio, la resolución de la trama cae en el error de la inverosimilitud y con un cliché que son representativos de otro tipo de novelas: confesión del culpable ante el policía condenado a morir, y la culminación con una acción y persecución propios de las películas americanas. Aun así, y con este “desliz narrativo”, es una historia recomendable, amena, con apreciables momentos, y que nos permite seguir la evolución del protagonista en diversos aspectos: interiormente, laboral, familiar y sentimental. En cuanto a la serie televisiva, el capítulo dedicado a “El hombre sonriente” es una adaptación muy libre, sólo tiene algunos aspectos puntuales de la trama, otros están cambiados y con diferentes personajes (desaparece el padre, la nueva compañera y algún colega de trabajo) que se desarrollan en unos hilos argumentales distintos al texto.

Mi nota: 6 (6.5)


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS