Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
5 votos
8,2

También esto pasará

Cuando era niña, para ayudarla a superar la muerte de su padre, a Blanca su madre le contó un cuento chino. Un cuento sobre un poderoso emperador que convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: «También esto pasará.» Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad.» Ahora es la madre de Blanca quien ha muerto y esta novela, que arranca y se cierra en un cementerio, habla del dolor de la pérdida, del desgarro de la ausencia. Pero frente a este dolor queda el recuerdo de lo vivido y lo mucho aprendido, y cobra fuerza la reafirmación de la vida a través del sexo, las amigas, los hijos y los hombres que han sido y son importantes para Blanca, quien afirma: «La ligereza es una forma de elegancia. Vivir con ligereza y alegría es dificilísimo.» Esta y otras frases y el tono de la novela, tan ajena a cualquier concesión a lo convencional, evocan aquella Bonjour tristesse de Françoise Sagan, que encandiló a tantos (y escandalizó a no pocos) cuando se publicó en 1954. Todo ello en el transcurso de un verano en Cadaqués, con sus paisajes indómitos y su intensa luz mediterránea que lo baña todo.
  • ISBN 9788433997883
  • Nº PÁGS 176
  • AÑO 2014
  • EDITORIAL Anagrama

Críticas para este libro

Avatar del usuario Tumasymejor
Tumasymejor

La historia se mueve en un ambiente burgués, de personas que han llegado a la edad adulta sin haber madurado del todo, ni siquiera han aprendido a cocinar. Ni la llegada de los hijos, a los que cuidan niñeras, han hecho modificar su estilo de vida, todavía fuman porros, tienen relaciones sin compromiso, infidelidades constantes… no hay problemas como la falta de dinero para llegar a fin de mes, falta de empleo, sólo una asistenta que no cumple las expectativas y en cuya relación con la familia no se ahonda. Blanca encara la perdida con un carpe diem, encuentra una decisiva razón vital cargada de hedonismo, libertad y alegría, ya en el entierro de su madre se fija en el físico de un hombre que acude allí. Las ganas de vivir aunque se este pasando por lo peor, un lugar en que ir a superar la ausencia de la madre, Cadaqués, el pueblecito de la Costa Brava es otro de los protagonistas de la novela, apacible lugar de infancias, recuerdos, novios y niños.

La autora maneja con maestría el oficio de escribir, a través del epilogo deja claro que se trata de literatura testimonial, la autora narra la forma en que lleva el luto por la pérdida de su madre, sin hacer valoraciones de sí misma, sin esperar que nadie las haga. Habla de forma dura, a veces dolorosa y sin ganas de mitificar a la muerta (bruja burlona y hada patosa). La madre muerta que da sentido a la narración y mantiene la profundidad narrativa.

A veces por la actitud con la que encara los momentos difíciles parece superficial y puede quedar lejano a la mayoría de los lectores. Sin embargo, es una novela intimista, muy agradable de leer, en la que la protagonista trasmite los sentimientos tras la muerte de su madre, la dificultad de la superación, el apoyo de amigos y familiares, los recuerdos…


SUGERENCIAS