Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
0 votos
--

El hombre sentado en el pasillo

Con la mirada indiscreta de la cineasta que también es, a la vez distante y comprometida en la acción, Marguerite Duras se las ingenia para sosprender a ese hombre sentado en el pasillo oscuro y a esa mujer acostada al sol en sus desgarrados encuentros amorosos, que se desarrollan en un apoteósico escenario romántico. De esta incursión de voyeuse, de «mirona» descarada, en la actividad sexual de una pareja a la que ve, cree ver o imagina, obtendremos nosotros, los lectores, una pequeña pero no menos soberbia obra maestra del género.
La aparente frialdad y el tono lacónico de quien fija su atención en algo que le sobrecoge, el voluntario despojamiento de las palabras que se presentan semidesnudas, como los cuerpos a los que refieren, la deliberada contradicción de términos paradójicos y repetición de «instantáneas» y expresiones que las «fijan», otorgan, contrariamente a lo que podría creerse, tal intensidad a las secuencias eróticas, provocan tal estado de sensualidad que desafiamos a los lectores a que recuerden cuándo, en tan breves páginas, se ha deleitado tanto?
Al igual que El mal de la muerte (La sonrisa vertical 40), El hombre sentado en el pasillo surgió tras una profunda crisis psíquica marcada por el alcoholismo, y que en 1984 dio origen, en la misma depuración de estilo, a su novela más conocida, El amante (Andanzas 15 y Fábula 14), con la que ganó el premio Goncourt de aquel año y sobre la que Jean-Jacques Annaud realizaría la película del mismo título en 1991
  • ISBN 9788472233362
  • Nº PÁGS 34
  • AÑO 1984
  • EDITORIAL TusQuets

Citas de El hombre sentado en el pasillo

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Libro sin críticas


SUGERENCIAS