Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de TumasymejorLa tierra de las mujeres

Tumasymejor

Sandra Barneda presenta su segunda novela La Tierra de las Mujeres, la segunda de una tetralogía basada en los cuatro elementos: Fuego, Agua, Aire, Tierra.

Yo no me he leído su primera novela, pero en el argumento trata, igualmente, de una mujer que intenta encontrarse a sí misma y darle sentido a su vida. Antes de nada debo decir que tengo cuantiosos prejuicios hacia este tipo de literatura de escaparate, y no ayuda el hecho de estar publicada en Summa de Letras creada por Santillana para publicar libros que puedan convertirse en éxitos comerciales y satisfacer la demanda existente de literatura de entretenimiento.

Se trata de una novela en el que la protagonista, Gala Marlborough, se aferra al espejismo de una herencia de una tía abuela desconocida como medio para hacerse independiente económicamente de su marido, al que detesta. Físicamente se la describe como una mujer muy guapa, psicológicamente no es un personaje plano, evoluciona a lo largo de la novela. Es una burguesa acomodada que vive en Nueva York ligada al qué dirán, ¿Gala soporta las humillaciones de su marido por sus hijas o es fruto de la desgana?. La madre de Gala no aparece muy bien parada, principalmente porque ha sido una madre terrible, finalmente es ella la que mejor acaba por medio de la catarsis personal. Es una historia de la búsqueda de la identidad personal para todos los miembros de la familia. Novela de más que notable narrativa que relata con fluidez, sin carecer de profundidad, el inmortal juego de las apariencias y las complicadas relaciones de quienes las sufren. La eterna historia de las mujeres, dominadas porque carecen de recursos económicos o por las convenciones sociales.

El tratamiento del perfil psicológico de los personajes es bueno, sobre todo, de los personajes femeninos principales pero deja bastante que desear en los personajes masculinos que aparecen como arquetipos, excesivamente malos o buenos. Esto también pasa con otros personajes femeninos más secundarios. Abusa de las explicaciones para que conozcamos el carácter y la personalidad de los personajes, solo en algunos casos deja actuar los diálogos para presentar a las personas o a los hechos. A destacar el retrato que hace de las relaciones madre-hija, no del todo agradables, no siembre buenas pero que avanzan en el buen camino con el conocimiento mutuo.

La tía o abuela Amelia se comunica con su nieta a través de unos escritos, una licencia literaria muy buena, pero evita que la protagonista investigue sobre su tía, bien indagando en los objetos de la casa o averiguando con los vecinos del lugar. En este sentido le falta tensión e interés a la novela. Les viene dado todo, y no interactúan para buscar respuestas.

Engancha desde el principio y es de lectura ágil. Está muy bien escrita, pero quizá no está terminada del todo. Son 552 páginas, soberbias en muchos momentos pero que contienen mucha paja, las escenas de la pequeña Adele y su amigo por ejemplo. Tampoco están cohesionadas todas las tramas paralelas y se quedan sin resolver muchas acciones de personajes secundarios. El pueblo, La Muga, quiere ser un retrato de alguno de los pueblos de la hermosa comarca del Ampurdán, es el verdadero escenario de la obra, y se produce incomodidad cuando la historia se ha sacado de este paraje, cuando se pierde de ubicación a las ancianas y vecinos de ese lugar. La visita a Barcelona que hace Gala con sus hijas y las niñas parece una guía para turistas, demasiados tópicos para una ciudad que ofrece mucho más, al igual que la visita al Spa enológico. En mi opinión ese tipo de cosas deben ser más sutiles en una novela.

El mérito de la novela es innegable, hay que reconocerlo. El argumento tiene aptitud de madurez literaria, se le notan las ganas de profundizar en los personajes y avanzar en la historia. No siempre aguanta la intensidad y la tensión de la trama a veces queda desvanecida porque no pasa nada y porque al drama después de tantas páginas le falta que ocurran hechos precisos. Posiblemente la novela ha sido escrita en poco tiempo porque algunos personajes aparecen desfigurados. La autora no se atreve a incluir a un personaje principal homosexual (¿para que no la encasillen?). Tal vez viéndose obligada moralmente a tratar el tema y no queriendo hacer de la homosexualidad el tema de la novela, lo mete como de relleno, insertando a ciertos personajes como Catalina, haciéndola aparecer para el Círculo de Ancianas o al hijo de Úrsula pero sin quedar insertados en la trama y solo se menciona su problemática brevemente.

El final te deja con cierto sentimiento de amargura, pero también de rebeldía, que surge del cambio que se ha producido en la protagonista, quizá sea capaz de tomar las riendas de su vida y de hacer que su hija mayor la quiera y la respete.

Es un libro que merece la pena ser leído y la historia es muy interesante.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS