Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de MjagaSueños de dioses y monstruos

Mjaga
  • Lo mejor La historia que narra y cómo se narra
  • Lo peor El final

Para describir esta trilogía utilizaré solo tres palabras: Intensa y Maravillosa.
Laini Taylor es una autora que pone los pelos de punta por su capacidad a la hora de escribir y describir.
En cuanto a esta tercera entrega de Hija de humo y hueso, debo decir que es espectacular y que, aunque te sientes perdido en varios momentos, acabas entendiéndolo todo y disfrutas de cada palabra y de cada capítulo.
Sin embargo, tiene unos cuantos peros. El primero de ellos es el final. No es que acabe mal, pero si el capítulo 78 hubiera acabado como todos pensábamos que acabaría y Laini lo hubiera cortado ahí, habría sido, sin lugar a dudas, la mejor trilogía y el mejor libro de todos los tiempos. Otra cosa que me ha molestado un poco (aunque posiblemente solo me moleste a mí) han sido algunas incógnitas sin resolver: ¿Qué es de Kaz? ¿Y de Gabriel, de Morgan y de Esther (los dos últimos se merecen algo peor)? ¿Y de la humanidad, se vuelven locos? Pero, lo más importante y que me ha tenido intrigada durante toda la trilogía, ¿cuál es el origen del odio entre quimeras y ángeles? ¿Cuando y por qué comienza? A lo largo de toda la trilogía se hacen suposiciones de mitos y leyendas, pero en ningún momento se narra la verdadera historia.
Aquellos que leaís esta crítica no lo malinterpretéis, porque durante más de 500 páginas he disfrutado muchísimo.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS