Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Cesar_ColomerNo te escondo nada

Cesar_Colomer

Me decidí a leer este libro después de “50 sombras de Grey” debido a que se decía que era la trilogía que en Estados Unidos estaba sustituyendo a la anterior en el interés de las mujeres. Por tanto, no puedo evitar el compararlas a la hora de hablar de ella.

En primer lugar, como en el caso de “50 sombras de Grey”, se trata en esencia de una novela romántica llena de escenas de sexo, una “novela de amor” estilo las que encandilaban mediante la radio a nuestras madres todas las tardes.

En este caso, la autora, Sylvia Day, muestra más profesionalidad y le da a su obra más variedad, más ritmo, menos muletillas, en resumidas cuentas, esta mejor escrito, aunque no hay que echar las campanas al vuelo, no creo que sea merecedora del Premio Nobel de Literatura. Es un libro entretenido, con más argumento que una sucesión de escenas de sexo, que se sigue con interés y los “misterios” van surgiendo a lo largo de la misma.

Desde el punto de vista sexual, al fin y al cabo pretende ser un libro erótico, muestra bastante más variedad que “50 sombras de Grey”, incluso el sexo dominante/sumisa, pero más como juego que como planteamiento total de la pareja. El personaje masculino, como en la otra, es un supermillonario superguapisimo superproblemático, que empieza a parecerme el ideal de las mujeres.

Por contra, el personaje femenino, en este caso, no es la virgen superñoña metida a hacer de Justine, en “No te escondo nada” es mucho más complejo (para mi gusto el personaje mejor retratado), con un pasado tan complejo o más que el millonetis, con una vida sexual activa, rica y problemática, que no duda en tomar la iniciativa. También es de agradecer que no se de el agobiante acoso monetario de “50 sombras de Grey”.

Esta novela no transpira tan claramente el machismo clásico, aunque si que muestra una defensa bastante consistente de las relaciones sexuales monógamas y una concepción de “como te quiero, aguanto”.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS