Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de FAUSTOSed de champán

FAUSTO

CÓCTEL EXPLOSIVO

Montero ha diluido impecablemente varios géneros creando un carácter propio. Los ingredientes del combinado son variados pero con graduación afín: el más evidente, ya mencionado al principio, son los rasgos de la literatura actual urbana (delincuencia, problemas de la juventud y barrios marginales con una estética próxima a la contracultura); luego es patente que bebe de las fuentes de la novela negra; también tiene algo de “regusto” del denominado realismo sucio, pero en ningún momento se puede considerar una narración perteneciente de este tipo; y todo ello aderezado con unas gotas de humor, un humor irónico, corrosivo y cachondo que tiene mucho de gamberro.

Todas estas propiedades singulares resultarían aguadas si no se perfilase también con un estilo exclusivo que le confiera sabor a la narración. El autor madrileño consigue una redacción con misiones y funciones polivalentes.
Primero está escrito con varias voces: inicialmente en 3ª persona, pero no omnisciente, para intercalar, en la 2ª parte del libro, con pasajes en 1ª persona por boca de una figura secundaría; y diseminados por todo el texto hay fragmentos de dialogo interior que corresponden a los pensamientos del protagonista.
Otro apunte reseñable son los tiempos de narración, empleando 3 fases “independientes” y complementarias a la vez. La trama principal se desarrolla en el presente que en determinados momentos cambia al pasado para aportar luz y explicación a los hechos actuales, a modo de piezas de puzle que van encajando en el presente; sin embargo, esta subtrama tiene tal fuerza que, a veces, llega a eclipsar la historia inicial. Al mismo tiempo se encuentra una tercera vía narrativa contada por Charolito, nuestro héroe, que a modo de pequeña ficción, un cuento, recrea una fantasía representada por su alter ego. Historias que se interrelacionan como un vaivén en una aparente libertad anárquica, siendo un delicioso “orden caótico”. Reconociendo que esta estructura literaria es realmente lo más meritorio y atrayente, igualmente contiene, en mi opinión, su talón de Aquiles. No todas las intrigas están delineadas con el mismo interés o énfasis, ocasionalmente hay tramos monótonos y, además, las transiciones entre ellas no están bien delimitadas donde un lector distraído, sobre todo al principio, puede llevar a la confusión.

“Sed de champán” ha saciado y refrescado, momentáneamente, mi anhelo de una literatura contemporánea española que es original y de calidad. Siendo su opera prima, da pábulo y esperanzas para encontrar caldos de mejores cosechas en sus posteriores obras.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS