Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de FAUSTOLa señorita Else

FAUSTO

“Relato soñado”, es la 1ª obra que leí de este autor austriaco. Con argumentos y estilos diferentes, tienen temas en común: el retrato psicológico, el sexo, la muerte, los deseos, las imágenes oníricas, y encuadrado en una sociedad acomodada. En mi opinión, “Relato soñado” es una mejor obra y a la vez convencional, con más acción, misterio e intriga. Sin embargo, “La señorita Else”, además de ser original, ahonda en varios asuntos sociales y morales.

Lo primero que llama la atención de esta obra es el estilo: el monólogo interior. Narrada con esta peculiaridad, desde el principio hasta la última línea sabemos lo que se “cuece” en la mente de Else. La lectura es fácil y sencilla, pero se necesita concentración para no perderse en los cambios que emanan en la mente de esta joven. Una palabra, una situación o un objeto pueden ser el causante del viraje de las ideas y sentimientos de Else.

Como es lógico, en la ética actual no tiene cabida el “motivo” de las cavilaciones, preocupaciones y la conducta de la protagonista, pero si tiene valor y vigencia las reflexiones. Son un análisis (y denuncias) sobre la hipocresía, las apariencias de las personas, y las renuncias y abnegaciones en toda relación; la soledad e incomprensión del ser humano; la incompatibilidad de los deseos y la realidad; el amor y el sexo como algo redentor; la muerte como liberadora de las opresiones; o la posición de la mujer, nadie se interesa por su interior, que está supeditada a toda condición moral, social y es inferior a la “circunstancia masculina”, siempre abocada a los sacrificios.

El final es predecible, pero no por ello deja de tener fuerza y consistencia el argumento. En poco más de 100 páginas, leemos un corto e intenso cuadro psicológico.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS