Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
3 votos
8,3

El obsceno pájaro de la noche

La voz que narra este relato, fluye infatigable de los labios de Mudito, como en un viaje desde el ser hacia la nada, elaborando un mundo destinado, por la maldición intrínseca de la existencia al deterioro, la pérdida o la confusión de cualquier identidad posible. Las viejas que pueblan la Casa de la encarnación de la Chimba y los monstruos de la Rinconada, ilustran cada matiz de la desesperación y cada uno de los ínfimos placeres cotidianos. Ésta es sin duda, la obra cumbre de José Donoso.
  • ISBN 9788432202049
  • AÑO 1995
  • EDITORIAL Planeta Pub Corp

Citas de El obsceno pájaro de la noche

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Ceci
Ceci

Por fin. Acabé. Pocas veces he tenido tantas ganas de acabar un libro y al mismo tiempo la firme determinación de hacerlo. Me ha resultado delirante y decididamente inconexo. Es cierto que se pueden entender algunas sub-tramas de la historia, pero creo que no es posible estructurar cabalmente la novela porque carece de estructura; es decir, que ni siquiera existió en la mente del autor. Buscando resúmenes del argumento me he topado con algunos ciertamente esclarecedores pero que no resuelven el todo y obvian (creo que por incomprensibles y enloquecidos) capítulos enteros y personajes en principio protagonistas. Algo he leído sobre que Donoso abordó esta novela o buena parte de ella aun convaleciente de un ataque de esquizofrenia. Decididamente, se nota. Y por otra parte, y es lo que explica que no me saltara ni un solo párrafo hasta el final, el lenguaje me ha parecido deslumbrante: poético, intenso, preciso, sutil, descarnado…Poco importa a veces la incoherencia de lo narrado y la imposibilidad de encajarlo en un todo cuando, por espacio de diez, doce páginas seguidas, te sumerges en un mundo delirante narrado por una pluma maestra a modo de batuta pautando una sinfonía. Se ven los colores, se respira el polvo, se siente la decrepitud…A veces basta para cabalgar sobre las piedras y llegar sin aliento hasta el final.


SUGERENCIAS