Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Sergio_GL25Anima mundi 2. Hijos de Atlantis

Sergio_GL25
  • Lo mejor La historia que ha ido llevando el libro.
  • Lo peor La espera para Hijos de las Estrellas.

Se suele decir normalmente que las segundas partes suelen decaer, que es la peor parte de una trilogía o una saga, pero he de reconocer que en Anima Mundi, eso no os va a suceder.

La historia es verdad que la empecé con demasiadas (muchísimas) expectativas ya que su primera parte me sorprendió para bien y se convirtió en uno de mis libros favoritos. Siendo sincero, las expectativas han sido superadas con creces.

Como me pasó con su antecesor, no puedo sacar ningún contra a esta saga (quitando las pocas erratas que he encontrado en el contenido), sino que todo lo que tiene ésta son pros: sigue siendo diferente, también se vuelve a leer ágilmente, te mantiene intrigado hasta la última página, etcétera.

Los personajes en esta entrega me han gustado demasiado, sobretodo porque Lena ha madurado bastante, y personajes principales del primer libro han pasado a ser secundarios en éste y viceversa. Eso ha sido una de las cosas que más me han gustado, ya que ir alternando protagonismo en los personajes es muy importante, porque la autora sabe que ese personaje ya ha tenido su momento de gloria y de fama, y hemos conocido su historia y ahora deja paso a otro que no conozcamos muy bien: como es el caso de Dominic, que en esta parte apenas se ha visto, y en el otro caso por poner un ejemplo (ya que ha sido la mayoría de personajes los que han tomado mucho protagonismo): Nils, que ha ido madurando bastante y lo hemos ido conociendo más que en el anterior libro. Además, conoceremos unos pocos nuevos personajes que tendrán su protagonismo y su historia y aquellos que por un casual no salen en este libro, se les nombra en algún momento.

Elia Barceló ha sabido mantener una trama original y diferente, al igual que Hijos del Clan Rojo. Me gusta mucho que cada vez vayamos conociendo más (pero poco a poco, sin desvelar demasiado) sobre lo que no sabíamos y que hubiésemos podido volver a refrescar nuestra memoria con lo que ya pasó en su antecesor. Ha sabido de nuevo mantener una trama con todos los personajes, y que hasta cincuenta páginas después no se desvele lo que estamos deseando saber (ha sido una cosa que me ha gustado mucho, porque nos hace quedarnos con ganas de más y seguir leyendo casi sin darte cuenta de que ya has llegado a lo que buscabas –y esto también me sucedió en el primer libro de la trilogía, cosa que me gusta bastante-). Y en Hijos de Atlantis el amor se ha hecho un poco más grande y ya no se ha quedado en un plano tan pequeño, así que he podido disfrutar de románticas y bonitas escenas.

Hablando del principio del libro, me ha gustado ya que se comienza justamente donde la dejamos, aventurándonos a nuevos lugares y nuevas tramas que me han gustado mucho (pero se hacen también presentes las anteriores). El ritmo ha sido ágil, y me ha gustado que haya seguido el mismo esquema que Hijos del Clan Rojo: base del iceberg, hielo del iceberg y la punta del iceberg, es decir, que ha ido de perfecto a sorprendente y fantástico. Y he de anunciar y de afirmar que el final ha sido de infarto. Las últimas páginas las he leído en un abrir y cerrar de ojos, no podía ni parar de leer.


Sigo creyendo que la pluma de la autora es muy especial, nadie más puede escribir así. Sabe distribuirse perfectamente, ya que pone la narración y los diálogos que ella cree necesarios. Encima, los describe perfectamente y nunca se pueden llegar a hacer pesadas éstas (por lo menos por mi parte).

Finalmente, la edición del libro es preciosa, aunque en esta edición han fallado los cantos de las páginas, ya que dijo la autora que la editorial tuvo un problema y se les olvidó pintarlos de azul. Pero hay que decir que sigue perfectamente como la edición de su antecesor.


En definitiva, Hijos de Atlantis ha sido una segunda parte que no ha decaído en ningún momento. Ha seguido la misma estructura que Hijos del Clan Rojo, no ha sido nada tópico y me ha parecido igual de diferente y extraño. Además, los personajes han madurado, el amor cobra un poco más de protagonismo (que eso me ha gustado) y la autora sigue manteniendo su buena pluma e imaginación. Espero que Hijos de las Estrellas me sorprenda y sea un final digno y perfecto de esta trilogía.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS