Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
4 votos
8,3

No es país para viejos

El cazador y veterano de Vietnam Llewelyn Moss descrubre por casualidad la sangrienta escena de una carnicería entre narcos en algún lugar de la frontera entre Texas y México. Entre los cuerpos y los paquetes de heroína, descubre también algo más de dos millones de dólares. A partir de este momento comienza la violenta carrera de Moss por escapar de los que quieren darle caza: Wells, ex agente de las Fuerzas Especiales contratado por un poderoso cartel; Antón Chigurth, una implacable máquina de matar, para quien recuperar el dinero de sus jefes es apenas la excusa para descargar una y otra vez su arma y poner en práctica su máxima: no dejar nunca testigos; y un sheriff veterano de la segunda guerra mundial que añora los buenos tiempos y esconde un doloroso secreto que lo mantiene vivo. El resultado es una novela que es"mucho más que un thriller corriente"(Time Magazine) que"te dejará jadeando y atemorizado"(Sam Shepard)."No hay manera de solatar el libro. Es duro, duro e impactante."El país
  • ISBN 9788439720379
  • Nº PÁGS 256
  • AÑO 2006
  • EDITORIAL MONDADORI

Citas de No es país para viejos

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Jaumesalvailara
Jaumesalvailara
  • Lo mejor La construcción.
  • Lo peor La historia.

Con esta novela me ha pasado algo curioso. Como escritor primerizo me ha entusiasmado la forma de escribir que McCarthy tiene pero el conjunto ha sido progresivamente decepcionante.

En su momento vi la película de los Cohen y me fascinó la primera escena en el desierto después de un tiroteo. Lo que vino después fue lisa y llanamente mediocre. Creía que la novela me aportaría algo que no encontré en el film. Algo relacionado con la acción, con la historia, claro. Y no. Tiene una excelente apertura pero luego todo va cuesta abajo hasta que la novela se extingue, que no termina.

Aún así, recomiendo su lectura para aprender de como McCarthy utiliza el lenguaje de una de las formas más económicas que he visto nunca y además, en este caso, rompe sistemáticamente una o dos normas del buen escribir en relación a las yuxtaposiciones y a la conjunción «y».


SUGERENCIAS