Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Lyra
  • Lo mejor La ambientación
  • Lo peor La ausencia de acción,

La Sacerdotisa Blanca destaca sobre otros libros de la autora por la amplia ambientación fantástica de la que goza. Es un mundo totalmente nuevo y tan extenso que es difícil cansarse durante la lectura. Los parajes, las criaturas (vices, voranes, rainas, siyís, elyneos...) y los elementos mágicos que la historia invita a descubrir son además de numerosos, de una calidad asombrosa.

Por otro lado, los personajes están muy bien construidos y todos ellos son de una complejidad notable. Aunque las historias de Auraya y Leiard son muy atractivas, es la de Emerahl la que más atrapa e impulsa a continuar leyendo.

Considero un gran acierto haber incluido a este personaje, en esta primera novela secundario, en la trama. Su evolución es sorprendente así como su personalidad y toda la historia que la rodea. Una anciana y solitaria hechicera que durante siglos se esconde de los circulianos en una isla viendo generación tras generación cómo la población del lugar va en aumento hasta que las presiones sociales le hacen escapar y enfrentarse de nuevo al mundo. Un mundo que ya no conoce, que ya no concibe como suyo pero que se desmoronaría sólo de saber que una hechicera como ella aún existe...

En cuanto a Auraya, la protagonista, cabe destacar también lo diferente que se torna su papel en comparación con otras obras de la autora (Las crónicas del mago negro o La maga) en las que la protagonista femenina era una chica muy joven y cuyo desarrollo y descubrimiento personal ocupaban parte del argumento. En este caso Auraya es una chica de veinticinco años madura que tiene claras sus ambiciones y que sabe cuál es su papel en el mundo a pesar de las contradicciones que le surgen a raíz de los acontecimientos. Tampoco, como en las obras arriba mentadas, es una chica sentimentalmente inexperta ni con grandes dudas acerca de sí misma o de las circunstancias que la rodean. O, al menos, en principio...



Por último, considero que el hecho de que las intrigas sean de índole religioso aporta a la novela también un elemento novedoso en la trayectoria de Trudi Canavan pues habiendo sido éstas políticas y bélicas en sus obras anteriores (Crónicas del mago Negro, La espía Traidora o La maga), el tema divino le quedaba pendiente por explotar.





Y , con esta primera entrega, ha dejado claro que lo saber hacer de manera sobresaliente.



En cuanto al estilo de la obra, es un gran punto a favor la multiplicidad de puntos de vista existentes. Conocer el transcurso de la historia de boca de muchos y distintos personajes dota de una riqueza relevante al argumento.

A lo largo de la novela abundan las descripciones. Los diálogos también son importantes aunque en muchas de las ocasiones no revelan una acción desmedida ni mucho menos. En esta obra la acción es moderada y está repartida a partir de la segunda parte del libro. La intriga tampoco tiene una importancia estelar pero, claro, estamos ante un libro introductorio, la primera parte de una trilogía, por lo que todo esto era de esperar.

La expresión y la prosa están tan cuidadas como siempre conjugando con delicadeza diálogos banales con tintes de humor, escenas precipitadas llenas de tensión y reflexiones profundas y meditadas.

La gran extensión del libro puede extrañar para lo poco que "ocurre". Es muy largo, sí, pero te descubre todo un mundo nuevo y con mucho potencial. En mi opinión, constituye una base perfecta para lo que espero que sean una segunda y una tercera parte repletas de acción.




En definitiva, se puede afirmar que La Sacerdotisa Blanca es una novela repleta de fantasía, magia, episodios épicos, romance y aventuras. El contenido se antoja más adulto que el de otras trilogías de la misma autora y, a la vez, la imaginación de Trudi parece que se ha desbordado más que nunca elaborando una primera entrega de "La era de los Cinco Dioses" sorprendente y adictiva.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS