Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Tina_JackUn paseo para recordar

Tina_Jack

Tenía unas ganas tremendas de leer este libro después de ver la película hace ya unos cuantos años, pero hasta que Roca no lo ha reeditado no he tenido la oportunidad. Me lo compré al poco de salir y lo empecé hace unos días con muchas ganas e ilusión y tengo que decir que no me ha decepcionado a pesar de las altísimas expectativas que tenía.

La historia cuenta cómo la vida de Landon cambia a sus diecisiete años de forma radical. Su camino se cruza quizás por azar o quizás por los designios del Señor con el de Jamie, una chica muy dulce y amable que parece que no tiene nada que ver con Landon. Es más, ninguno de los dos pertenece al mismo círculo sobre todo porque Jamie no tiene círculo ya que debido a su extrema bondad, su look y su amor por la religión espantan a la gente.

Los personajes centrales de la novela son dos: Landon (en narrador) y Jamie. Aunque también hay otros que conoceremos a lo largo de las páginas como el reverendo, Eric, la profesora de teatro, etc. Sin embargo sólo me voy a centrar en los protagonistas de esta historia tan peculiar.

Jamie es una chica un tanto peculiar no sólo por su forma de vestir un tanto diferente (rancia, por decirlo de alguna manera), sino también por su forma de pensar y de actuar. Tiene una fe ciega en Dios, siempre va con una biblia en la mano que lee diariamente y ayuda a todo el mundo: vecinos del pueblo, animales heridos, niños huérfanos... Si alguien le pide un favor, ella ayudará sin pensarlo, si alguien lo está pasando mal, rezará por que todo mejore. A pesar de ser tan religiosa es un personaje que me ha caído bien, todo lleno de bondad y amabilidad. Se trata de un tipo de personas que no abundan mucho en el mundo. A lo largo del libro la iremos conociendo cada vez más.


A Landon le gusta hacer trastadas, burlarse de la gente, etc. que, aunque son bastante inocentes, en la época en la que se desarrolla todo, no estaba bien visto. Se nos presenta como un chico inmaduro, pero, a medida que la historia avanza, el personaje evoluciona de manera considerable gracias a la influencia de Jamie.

Nicholas Spark decide contarnos la historia a través de Landon, pero no el Landon de diecisiete años, sino un Landon mayor que ha tenido tiempo para vivir, para reflexionar, pero no para olvidar. Poquito a poco nos va metiendo en su historia y gracias a lo que nos cuenta el personaje le vamos conociendo a fondo al igual que a Jamie a pesar de que de ella sólo sabemos lo que conoce el protagonista.

Se trata una historia de un amor que surge de forma lenta y progresiva entre dos personas totalmente opuestas que parecen no compartir nada en absoluto. La maravillosa pluma de Sparks nos hace sentir alegría y tristeza. Y he de decir que, a pesar de conocer la historia y saber cómo acaba, me ha gustado mucho porque el autor te va desglosando poquito a poco todo, te da pequeñas pistas para luego desvelarte la verdad.

He leído algunas reseñas en las que hablaban de la excesiva presencia de la religión en el libro. Personalmente, no me ha parecido demasiada y que está más que justificada por la época en la que se desarrolla la historia y por el hecho de que Jamie es la hija del reverendo. Además, el libro nos hace reflexionar sobre las creencias, sobre esa fe que es capaz de mantenerse a pesar de la situación y es que, muchas veces, las personas necesitan creer en algo.

Si bien es cierto que se desarrolla de forma pausada, no llega a aburrir en ningún momento porque, aunque sabes que Landon terminará enamorándose de Jamie, quieres ver cómo ocurre, qué le lleva a querer a una chica como Jamie y, sobre todo, cómo de fuerte es ese sentimiento. Sin embargo, he echado de menos escenas más románticas, es un libro precioso que trata sobre un amor dulce y sincero que cruza barreras.

Eso sí, es triste, muy triste (lloré a lágrima viva y sin parar las últimas 30 o 40 páginas porque cada palabra que decían, cada frase que expresaban era para echarse a llorar y no parar en un buen rato).

Tengo que avisar para los que hayan visto la película que se inventa bastantes cosas, pero, a pesar de ello, es casi o igual de buena que el libro.

Una novela que habla sobre un amor que se fragua con el tiempo, un amor dulce, correspondido y sincero que te deja con el alma en un puño aderezado con un toque de dramatismo que hace que el paquete de clínex se quede temblando y completamente vacío. Si buscas un libro romántico con contenido original no lo vas a encontrar, pero, sin duda, lo recomiendo a todo el mundo porque es uno de las mejores novelas románticas que he leído hasta la fecha.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS