Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
39 votos
8,6

Las intermitencias de la muerte

En un país indeterminado, la muerte decide suspender su trabajo y la gente deja de morir. La euforia colectiva pronto da paso a la desesperación y el caos, pues el tiempo no se detiene y la sociedad queda condenada a una vejez eterna, intentando forzar a la muerte a matar aunque no quiera.
  • ISBN 9788466318952
  • Nº PÁGS 252
  • AÑO 2006
  • EDITORIAL PUNTO DE LECTURA

Citas de Las intermitencias de la muerte

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Mfp78
Mfp78

Excelente descripción del negocio de la muerte;de las diferentes situaciones caóticas que sucederían si la muerte no existiese.

Me decepcionó el final.

Avatar del usuario Alpassan
Alpassan

Otro más del autor que me ha gustado, el primero que leí fue "Caín".Con el mismo toque de humor negro, la ironía inconfundible de José Saramago, que merece la pena leer, y releer de nuevo, porque siempre encuentras más matices que se te pueden pasar.
La historia es surrealista 100%, a quién se le puede ocurrir algo así, creo que acierta y mucho en las consecuencias que este hecho supondría y el final te deja sin palabras.
Con el primero me quedé con ganas de leer más obras del autor y desde luego con este, tengo más ganas todavía, así pues deseando descubrir otro joya de José Saramago.

Avatar del usuario Goltrevize
Goltrevize

Si no fuese por El evangelio según jesucristo, diría que Las intermitencias de la muerte es el mejor libro que he leído de Saramago. Es una de esas joyas que una vez leído nunca vas a poder dejar de dedicarle algún pensamiento. En una ciudad, en algún tiempo y por una razón desconocida, la gente deja de morir. Sería una muy buena noticia si no fuese por las catastróficas consecuencias que por ello se generan. Es raro que uno se ponga a pensar en ese tipo de cosas, pero Saramago se las pregunta. Desde dejar sin trabajo a las casas funerarias hasta abarrotar los hospitales con enfermos eternos e inmortales. Los absurdos se suceden con gracia (para quienes nos gusta este tipo de humor negro) uno tras otros. Es un texto brillante.


SUGERENCIAS