Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Mayridi


Es conocido que Murakami, tiene una gran influencia de la música en sus novelas. Y no es la excepción en esta historia. Donde las primeras cuatro palabras del título tienen que ver con un pieza de Liszt.
Esta novela relata la historia Tsukuru Tazaki; ingeniero constructor de estaciones ferroviarias. Y la búsqueda por encontrar su lugar en el mundo. Hombre adulto de treinta seis años, con una vida sencilla, aparentemente. Pero marcado para siempre por la tristeza que le ocasiono la ruptura inesperada, con sus cuatro mejores amigos de juventud. Un relato que intercala dos tiempos narrativos, tal como sucede en la cinematografía: un flashback y un forward. Por un lado la vida del joven Tsukuru y por otro, el presente del hombre maduro.
Ao, Aka, Shiro y Kuro; dos hombres y dos mujeres, (junto con Tsukuru) forman, aparentemente un núcleo indivisible. Hasta que un día deciden romper toda relación con él, sin más ni más. Esto abre en el personaje una herida, que aún dieciséis años después, no ha podido sanar.
Su relación con las personas cambia para siempre. Hasta que Tsukuru conoce a Sara; mujer dos años mayor que él. Que lo empuja a desenterrar el pasado y conocer los motivos que llevaron a esta separación de juventud. Una historia que se desarrolla mayormente en Japón, pero que tiende sus ramas hasta Finlandia.
La búsqueda. La peregrinación de un explorador de la existencia. Un texto que nos muestra que los personajes frágiles tienen un gran encanto. Ficción y realidad se entrelazan a lo largo de los capítulos; principalmente, en los sueños que se confunden con la realidad. Una atmósfera lograda. Un pulso narrativo que invita a no despegarse de la novela ni un minuto.
Tsukuru; el chico sin color, nos muestra uno de los relieves más grisáceos de la existencia: la resignación. Una historia donde los personajes entran y se van, a veces, para nunca regresar. “La peregrinación del chico sin color” es un texto que trastoca las fibras más frágiles de la existencia humana.
La tristeza se desliza lentamente por las líneas de las hojas. Una gran gracia poética y generoso en la narrativa. Una opción muy recomendable para conocer un poco de la obra del japonés: Haruki Murakami.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS