Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
43 votos
7,5

Brújulas que buscan sonrisas perdidas

Nunca dejaré de buscar mi archipiélago de sinceridad... ¿Quieres formar parte de él? «Jamás nos mentiremos... Escúchame bien, eso implica algo más que ser sincero... En este mundo mucha gente es falsa... Las mentiras te rodean... Saber que existe un archipiélago de personas que siempre te dirán la verdad vale mucho... Quiero que formes parte de mi archipiélago de sinceridad...» «Saber que puedes confiar en la otra persona, que nunca te mentirá, que siempre te dirá la verdad cuando se lo pidas, no tiene precio... Te hace sentir fuerte, muy poderoso...» «Y es que la verdad mueve mundos... La verdad te hace sentir feliz... La verdad creo que es lo único que importa...»
  • ISBN 9788425349126
  • Nº PÁGS 240
  • AÑO 2013
  • EDITORIAL GRIJALBO

Críticas para este libro

Avatar del usuario AnaLia_1987
AnaLia_1987
  • Lo mejor Las grandes frases y el avance del protagonist

Tenía este libro en mi estantería de pendientes desde hace mucho tiempo, y la verdad es que me arrepiento de no haberlo leído antes. Sinceramente se trata de una lectura conmovedora.
En este libro Albert Espìnosa nos presenta una historia en la que el protagonista, Ekaith, supera poco a poco los traumas que han ido llenando su vida y los viejos rencores que lo horripilan y que hacen que no avance.
En cuanto al ritmo de lectura, es un libro muy fácil y rápido de leer, con capítulos cortos y dinámicos perfectamente entrelazados entre sí.
De lo mejor que tiene el libro son las grandes frases de la cabecera y el crecimiento personal del protagonista que en tres días logra hacer frente a una vida destrozada por múltiples tragedias.
Si tuviera que poner un pero negativo, y por decir algo (la verdad es que me cuesta encontrarlo) es que quizás hay una o dos cuestiones vinculadas que se han quedado sin resolver.

Avatar del usuario Patricuxi
Patricuxi

Me ha encantado. Una dramatica historia, en la que todos podemos encontrar alguna conexión, las motivaciones ocultas en las relaciones personales, la incomprensión, la distancia, las segundas oportunidades, los prejuicios... El libro es como un cuadro impresionista, donde frases cortas, profundas sentencias, frases no acabadas son las pincelas que de las que emerge la historia. Como criticas señalaría la asimetria en el interés, el comienzo es duro, seco , arduo y te provoca cierto rechazo aunque según va avanzando te va ganando y captando tu interés, el abuso de situaciones melodramáticas ( la muerte, las enfermedades, la incomprensión) en ocasiones se hace difícil entender bien la historia hay aspectos demasiado desdibujados que, según mi opinión requieren un trazo más vigoroso y preciso. A pesar de todo me parece un libro precioso, que me ha emocionado, que me ha hecho reflexionar y que recomendaría leer

Avatar del usuario MrsSternworth
MrsSternworth

Este libro me ha dejado sin palabras. Había leído anteriormente los otros libros de este autor y la verdad es que no me ha decepcionado para nada. Me parece una historia de lo más verosímil y me ha encantado. Mezcla cosas que están pasando con recuerdos del protagonista y eso le da un toque más especial a la historia. A mí personalmente me ha maravillado.

Avatar del usuario LaCavernaLiteraria
LaCavernaLiteraria

Brújulas que buscan sonrisas perdidas, última novela del escritor catalán Albert Espinosa, se presenta como una continua introspección del protagonista, en busca de las respuestas —y de las soluciones— que arrojen luz a parcelas truncadas de su vida. De esta manera, las relaciones familiares —tanto las desaparecidas como las existentes— aparecen continuamente ligadas a la indiferencia, a la desconfianza, a la inquietud —por lo perdido y por lo pendiente de recuperar— y al recelo por exteriorizar unas emociones que, probablemente, han permanecido demasiado tiempo desorientadas. Es hora de lanzar un grito esperanzador antes de que el tiempo se consuma. Después de todo, siempre hay «puños cerrados llenos de sonrisas abiertas».


SUGERENCIAS