Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Lromeronet

La divulgación cinetífica gana adictos, o al menos espacio en los librerías. Hace unos años, o sabías inglés o tu velocidad de lectura superaba con creces la de publicación. Sin embargo, aún así, no todo lo bueno se traduce, y muchas veces se hace más atendiendo a una moda, al marketing, a un nombre o sencillamente a los gustos personales de los editores, que a un interés divulgativo y a la calidad del texto.

Que es este país la ciencia interesa a cuatro, o a tres, es tan obvio que solo hay que ver el espacio que ocupa en los medios, y sobre todo a la forma tan superficial y, muchas veces, plagada de errores conceptuales y de bulto.

Respecto al libro. Me ha decepcionado, y siento escribirlo. No es que sea malo, no, mi mucho menos. Pero el nivel didáctico es un poco flojo y el texto un poco enrevesado. En mi opinión, uno de los errores en los que caen muchos autores científicos (y en este caso lo centraría más en la física) cuando escriben es que están tan aterrorizados con la posibilidad de “liar al lector” que no muestran ecuaciones, gráficas y esquemas, y entonces consiguen lo que quieren evitar, pero por defecto.

Destacaría dos puntos muy interesantes del libro, y solo por eso vale la pena leerlo:

La deducción de la distancia espacio-temporal
La explicación de la ecuación del modelo estandar. Eso si, un poco liada. Y es que el texto está pidiendo a gritos un esquema para dejar de pasar páginas como un desesperado.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS