Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de EllaRothThe Indigo Spell (Bloodlines #3)

EllaRoth

Me encanta Richelle Mead, es una de esas escritoras que con tan solo la mención de su nombre sabes que tendrás un buen libro.

Bloodlines es el spin-off de Vampire Academy, eso es de conocimiento público, así que entrar en demasiados detalles sería cansino. El tan esperado The Indigo Spell llegó de una manera demasiado lenta para los que nos quedamos con el ojo cuadrado con el final de The Golden Lily (Bloodlines #2)

Uno de los puntos fuertes de este libro es Adrian Ivashkov, ese sexy Moroi que nos conquistó desde Vampire Academy, tanto así que muchos querían desplazar y matar al co-protagonista de Rose para que nuestro talentoso pintor se quede con ella. Incluso ahora los Team Dimitri y Team Adrian, son fandoms con los que no te quieres meter. Frases como:

“No eres una causa perdida como ella. Quiero decir, con ella tenía que superar un profundo y épico amor con un militar ruso. Tú y yo solo tenemos que superar cientos de años de un profundo y arraigado prejuicio entre nuestras razas. Fácil”

Ha hecho de Adrian uno de los novios literarios más codiciados. Es que es su humor cínico y su personalidad dispersa, logra incluso me olvide hablar del libro y convierta esta reseña en una apología a Adrian Ivashkov.

Dejando mi lado FanGirl y Team Adrian (también soy Team Dimitri, tengo para los dos), el libro me gustó. Si bien no soy una gran fan de la magia en libros (no me pregunten la razón que ni yo misma lo sé, sino me creen lean mi reseña de The Night Circus) me gustó bastante. A pesar de ser un libro narrado en primera persona, Richelle se las arregla para contarnos más de un sola historia, por conversaciones al azar, pequeñas cosas vistas o mencionadas aquí o allá. No solo tenemos la lucha de Sage por descubrir su identidad sino también por descubrir la verdad tras la sociedad alquimista y no dejar que se metan en problemas sus amigos. Entre otras cosas más.

Durante un rato me sentí bastante mal por ella, la pobre tiene tantas responsabilidades y tanto stress que no sé cómo está cuerda todavía. Considerando todo el café que toma…

Debemos acompañar a Sydney a descubrir los secretos de los alquimistas, empezar a confiar más en sus poderes y a separar a los amigos de los enemigo. Un libro que valió la pena esperar.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS