Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
8 votos
7,1

Buenos días tristeza

En una hermosa mansión a orillas del Mediterráneo, Cécile, una joven de diecisiete años, y su padre, viudo y cuarentón, pero alegre, frívolo y seductor como nadie, amante de las relaciones amorosas breves y sin consecuencias, viven felices, despreocupados, entregados a la vida fácil y placentera. No necesitan a nadie más, se bastan a si mismos en una ociosa y disipada independencia basada en la complicidad y el respeto mutuo. Un día, la visita de Anne, una mujer inteligente, culta y serena, viene a perturbar aquel delicioso desorden. A la sombra del pinar que rodea la casa y filtra el sol abrasador del verano, un juego cruel se prepara. ¿Cómo alejar la amenaza que se cierne sobre la extraña pero armónica relación de Cécile con su padre? A partir del momento en que Anne, que había sido amiga de su madre, intenta adueñarse de la situación, Cécile librará con ella, con el perverso maquiavelismo de una adolescente, una lucha implacable que, a pesar suyo, erosionará su vida y la conducirá lentamente al encuentro de la tristeza.
  • ISBN 9788483105221
  • Nº PÁGS 184
  • AÑO 1997
  • EDITORIAL TUSQUETS EDITORES

Citas de Buenos días tristeza

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Avatar del usuario Troy54
Troy54

Francoise Sagan nos encanta con este libro representativo del movimiento de la nueva ola francesa. Un asomo al estilo de vida de la clase alta francesa a través de la mirada de una adolescente durante un verano. Una historia de celos que nos muestra la ausencia de compasión en el ejercicio del interés propio. El estilo de la escritora es impactante y dinámico. Con un final terriblemente cargado de tristeza y arrepentimiento. Los personajes de la joven, de su padre y de su amante madura quedan en el recuerdo del lector.

Avatar del usuario AntonioSanAlo99
AntonioSanAlo99

Un libro cargado de una gran habilidad para la descripción de la esencia de la clase alta francesa de mitad de siglo en el cálido y libertador verano, que nos regala una historia de celos y presunciones con un final recurrente pero que saca el poco corazón de su protagonista. Y que rememorando los días de ese verano, trágico y fatal le vienen a la boca ese: Buenos Días, Tristeza. Recomendado para leer en la playa con el sonido de las olas tumbado en la alfombrilla a la sombra de una buena sombrilla.


SUGERENCIAS