Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de EllaRothThe Iron King (The Iron Fey, #1)

EllaRoth

“Soy como campanita, necesito de los aplausos para sobrevivir”. No, no es una frase del libro, es original de Rachel Berry (GLEE). Y no, tampoco intento hacer una broma con las hadas (bueno, si un poquito). Si me hubiera dejado guiar solamente por el prefacio, lo más seguro es que hubiera dicho que no me gusta, porque sólo se da a entender un amor adolescente, insípido, de esos que tanto abundan ahora en libros para jóvenes.

Mientras pensaba que poner en la reseña, estaba renegando por un punto que, según yo, era forzado: El rescate como responsabilidad de Meghan, hasta ahora no me convence del todo, pero luego de estarle dando vueltas, pude entenderlo un poquito mejor. Es que ¿porqué en todos los libros de este tipo nunca se pide ayuda a los padres? O sea, la chica cinco minutos antes no creía en nada, pero “mágicamente” ya cree y es su deber salvar a Ethan, su hermano de cuatro años raptado. Después de haberle dado tantas vueltas, supongo que ya le busque alguna excusa o algo porque a pesar de todo, me dije: Sino como diablos se habría desarrollado la historia. Creo que eso fue uno de sus puntos débiles.

Más allá de ese pequeño detalle que cómo editora (qué algún día seré, eso espero) habría cambiado, la historia es bastante buena.

Se toma muchas referencias con el libro “Sueño de una Noche Verano” de William Shakespeare, de una manera tan simple que si no has leído el libro no desesperes que lo podrás entender.
Tiene un mensaje ecológico bastante bien camuflado entre sátiros, pixies y centauros, detalle que particularmente me gustó. Es que las hadas son (casi) siempre un elemento exitoso.

Me lleve una sorpresa bastante grata cuando pase por algo el prefacio y tomé la historia como algo más que un libro para pasar la tarde. Sí es cierto que tiene esas cosas por la que la mayoría de jóvenes lectoras poco exigentes quieren: Chica un tanto paria a la que nadie hace caso excepto el amigo de toda la vida que resulta estar enamorado de ella y que no es tan “normal” como ella esperaba y, también, está ese chico malo por él que nuestra prota siente una tracción inmediata pero que sabe no debería sentir. Sin embargo no es un libro soso que apela a los tópicos del todo, tiene una historia bien plantada con unos protagonistas bien formados y unos segundos de lo más geniales. Grimalkin, el gato, por el cual debo decir que esperaba en cada escena, no se hizo extrañar pero tampoco robo protagonismo o saturó con sus apariciones.

Si bien Meghan no es una Katniss Everdeen (The Hunger Games — Suzanne Collins) tampoco es una Bella Swan (Crepúsculo — Stephenie Meyer), tiene sus ratos de fuertes, qué me gustan.
Los principales masculinos, ese punto favorito de muchas lectoras (me incluyo): Ash, príncipe Unseelie de la Corte de Invierno, además de que el frío es mi temperatura favorita, diré que este principio con personalidad de rana, eleva la temperatura (sin mucho juego de palabras xD). Con el principito haría todos los tratos que él quisiera, la verdad. Robbie Goodfellow, Puck para los amigos, seamos sinceros, el pobre muchacho tiene todos las características para ser el mejor amigo de todo la vida, muy lindo y divertido pero lo que le pasa a medio libro eso sí que es mala suerte u_U

Un punto que me robo el corazón fueron los cachivacheros (Pack Rat) ¡Qué cosas más monas! Me recordaron mucho a Wall-E, una de mis pelis favoritas :3

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS