Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de DWNicholsIrresistible

DWNichols

Alistair Carsington es un héroe de Waterloo. Artífice de múltiples hazañas, la mayor de la cual fue sobrevivir durante toda una noche, herido de muerte, bajo un montón de cadáveres abandonados en el campo de batalla, hasta que uno de sus compañeros de armas, a la sazón su mejor amigo, lo encontró. Lo malo es que no recuerda nada, algo que no ha admitido ante nadie.
Ahora es un dandi, uno de esos hombres preocupados sólo de su aspecto, capaces de un ataque de histeria si la más leve arruga arruina su cuidada corbata. Un hombre superficial rodeado de un halo de hastío incapaz de preocuparse por nada ni por nadie. O por lo menos, eso es lo que parece.
Pero no siempre ha sido así. Su lista de Episodios de Estupidez, como las llama su padre, es bastante larga y siempre habían sido provocadas por un arrebatador enamoramiento hacia alguna mujer nada recomendable que acababa metiéndolo en problemas y que su padre tenía que arreglar pagando su peso en oro en multas, desperfectos y acallar bocas. Eso terminó en Waterloo, y los gastos se transformaron en facturas del zapatero, sombrerero, sastre y otros muchos más, todo absolutamente necesario para mantener su pulcra y elegante apariencia.
Mirabel Oldridge es una mujer muy inteligente. Cansada que los hombres sólo se fijen en su aspecto y que a causa de su belleza no la tomen en serio, ha desarrollado un instinto feroz y una habilidad inconmensurable en el arte de vestirse y peinarse desastrosamente para parecer una horripilante dama a la que cuesta mirar. Su padre, mentalmente ausente desde la muerte de su madre, obsesionado hasta la enfermedad por la botánica, ha dejado totalmente en sus manos la responsabilidad de administrar su finca y su dinero, y ella lleva sobre sus hombros ese peso sin quejarse ni una vez, completamente resignada y sacando fuerza de donde ya no queda nada para seguir hacia adelante, cuidando de todo y de todos, sobre todo de su padre y de todos aquellos que dependen de ella.
Solo imaginarse un encuentro entre estos dos personajes tan irremediablemente diferentes ya provoca risa. Pensar en que puedan sentirse atraídos el uno por el otro, es casi un chiste. Pero lo hacen y de qué manera.
Con su habitual prosa llena de ironía que no deja de provocarnos sonrisas tontas en la cara, Loretta Chase nos embarca en una historia en la que dos personajes completamente opuestos y de personalidades totalmente incompatibles descubren, con esplendida sorpresa, que lo que hay bajo la fachada que muestran al mundo es muy diferente a lo que creían.
Los diálogos chispeantes y las situaciones divertidas abundan a lo largo de las páginas. Incluso los momentos que podríamos describir de trágicos están perfectamente salpicados por una fina ironía que, sorprendentemente, no les resta ni un ápice de su dramatismo. Y ver como, poco a poco, ambos van despojándose de su máscara ante el otro, para mostrarse tal cual son realmente, con sus defectos y sus virtudes, sus flaquezas y sus fortalezas, es absolutamente emotivo e incluso en algún momento nos obliga a derramar alguna estúpida lágrima.
Te guste o no la histórica, si disfrutas leyendo una buena historia repleta de sentimientos, esta novela es absolutamente recomendable (en realidad, la serie completa de los hermanos Carsington lo es)

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS