Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
EllaRoth

A la pregunta: ¿escritores que te hace sufrir? Es inevitable pensar en Cassandra Clare (Cassie para los amigos). Princesa Mecánica más que un libro esperado, es un libro temido.

Teorías, teorías. Twitter, Facebook, Tumblr y demás redes sociales estaban llenos de teorías. Los que se iban por Jessa o Wessa/Twill (¿? Juro que nunca recuerdo como es pero siempre me da la risa tonta cuando pienso en los nombres) e incluso el fandom HeronStair y Team Share se daban duro, todos querían ganar.

Personalmente era difícil ponerme de un solo lado. Dos de los tres protagonistas son amados por mí. Sí, dos de tres, Jem y Will, no me cae muy bien del todo Tessa. De acuerdo, acepto que me iba por el HeronStair (Herondale + Castairs) Así que entenderán lo difícil y toda la fuerza de voluntad que tomó de mí el leerlo, los dos primeros libros no nos auguran un final feliz para todos y conociendo como conocemos a Cassie con su afición de hacer sufrir a todo el fandom en general, los iratzes ya estaban listos.

Les voy a decir la verdad, yo me “arruiné” el libro. No sé si ustedes (obvio que sí Ella, ellos son fans también) han oído/leído hablar sobre el “Árbol genealógico de los Nephilims”, bueno, no sólo leí hablar sobre él, lo vi. Soy una desesperada, siempre lo he sido, odio los spoilers pero sencillamente era algo que tenía que hacer. Necesitaba saber. ¿Lo bueno de esto? Qué por más que fue el padre, abuelo y tatarabuelo de los spoilers, Cassandra Clare me dejó completamente absorbida por la historia con su forma de desarrollarlo.

Como habrán visto en algunas otras reseñas, califico primeros capítulos, son los más importantes para mí. Con este libro no pude parar de leer hasta el capítulo catorce de un tirón. Son los capítulos más angustiantes que he leído, la cuenta regresiva por Jem nunca la olvidamos, él es nuestra mayor preocupación durante gran parte del libro.

Y, Raziel, que forma de solucionarlo todo. A pesar de haber sido de una manera sumamente sencilla y tan obvia, les diré que no lo pensé por ningún momento. Me refiero a Mortmain. Mis capacidades psíquicas solo iban a lo romántico. ¡Y sí! Mi teoría se cumplió, en parte.

En conjunto es una historia muy bien planeada, durante los primeros catorce capítulos es casi imposible parar de leer, luego vienen uno o dos capítulos un poco lentos y después de tanta emoción es extraño eso y no sabes cómo sentirte. Como les digo, es difícil agarran un bando, no puedes ser feliz por uno sin sentirte culpable por el otro.

Una cosa que me pareció curioso es Magnus, lo amo y lo amo, sólo que lo vi más maduro, es como si con el transcurso de los años hubiera ido… ¿desmadurando? (no sé si existe esa palabra, no se me ocurrió otra), lo sentí más sensato, no digo que esté mal ni nada, solo me pareció curioso.

Excelente final para una de las series más queridas. Angustia y dolor en esta última parte de Infernal Devices, Princesa Mecánica.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS