Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de Ana_LeoHija de Humo y Hueso

Ana_Leo

Karou es una chica un tanto especial: ha nacido con unas extrañas hamsas en las manos y ha sido criada por quimeras. Aunque ahí no acaba la cosa, Brimstonse, una de las quimeras, la manda a hacer extraños encargos alrededor del mundo: recoger dientes.
Cuando unas marcas de manos empiezan a aparecer en las puertas, la familia de Karou sufrirá un grave peligro y serán separados de Karou. ¿Por qué los serafines van contra las quimeras?
Hay que decir que en un principio el libro me enganchó pero al cabo de un tiempo se fue haciendo pesado. Hija de humo y hueso nos muestra un mundo totalmente diferente y más complejo de lo que podríamos pensar en un comienzo.
Sus páginas están repletas de fantasía y en la narración podemos apreciar gotas dulces incluso cuando hay algún enfrentamiento. La narración está en tercera persona, contada tanto por Karou como por Akiva, por lo que nos podemos hacer una idea de lo que piensan cada uno sobre el otro.
Aunque los serafines y las quimeras estén en guerra no podemos diferenciar cuál de los dos es el bando bueno dado que nos presentan las perspectivas de cada uno. Entonces podemos pensar con los prejuicios y decir: pues los ángeles serán los buenos en vez de las quimeras. Pero, como he dicho antes, no lo sabemos. Cada uno tienen sus propias leyendas contra la otra raza para explicar la creación de su mundo.
Dentro del propio libro podemos diferenciar varias partes, separadas únicamente por el dibujo de una pluma y unas frases de referencia.
Karou es una chica fuerte, de esas que te sacan los dientes a la mínima de cambio. Ha sido criada por quimeras y no sabe exactamente quién es. Las preguntas se agolpan en su mente. Todos sus amigos la consideran una persona creativa, por culpa de los dibujos de su cuaderno, pero lo que no saben es que ella dibuja sólo aquello que ve. A veces tiene la sensación de que debería estar haciendo algo distinto a lo que hace en ese momento.
Akiva es un ángel, y tiene un oscuro pasado. Sus vivencias lo han convertido en quien es y su mundo va a volver a cambiar, ahora por culpa de Karou, una chica con pelo azul y hamsas en las manos.
A mí lo que más me ha llamado la atención no ha sido ninguno de los personajes principales ni tampoco todo el repertorio de los secundarios -son un montón-, sólo uno de estos últimos: Zuzana. Es una chica bastante divertida y si no fuera por ella creo que el libro se haría demasiado monótono (es más, cuando se centró en la historia de Karou y Akiva fue cuando el libro se me empezó a hacer aburrido). Muchas veces he tenido que dejar de leer por culpa de la risa.
El tema principal en este libro es el amor y su final es demasiado abierto para mi gusto. Es como si realmente no hubiera acabado, cosa que es normal porque no es un libro autoconclusivo (es el primero de una trilogía) pero aún así lo es demasiado para tener una continuación. A mí personalmente no me entraron unas ganas tremendas de comprar el siguiente.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS