Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
6 votos
7,7

La vida cuando era nuestra

La vida cuando era nuestra, de Marian Izaguirre, autora de otros libros como La parte de los Ángeles o El león dormido, es un homenaje a la lectura, pero es sobre todo la historia de dos mujeres, una que poco sabe de la vida y otra que quizá sabe demasiado, aunque no pueda hablar. Entre estas miradas cómplices anda el talento de Marian Izaguirre. La vida cuando era nuestra es una espléndida apuesta, y basta con leer unas pocas páginas para darse cuenta de que es un libro muy especial, la novela ideal para descubrir que un día sin leer es un día perdido. Una novela de la narrativa española con un contenido excepcional que puede compararse con María Dueñas o Julia Navarro."Añoro la vida cuando era nuestra", comenta Lola mientras trastea en la cocina de su casa. Esa vida, que era tan suya y tan llena de ilusión, antes estaba hecha de libros y de charlas de café, de siestas lánguidas y de proyectos para construir un país, España, que aprendía paso a paso las reglas de la democracia. Pero llegó un día de 1936 en que vivir se convirtió en puro resistir, y ahora, quince años después, de todo aquello solo queda una pequeña tienda, una librería de viejo medio escondida en uno de los viejos barrios de Madrid, donde Lola y Matías, su marido, acuden cada mañana para vender novelitas románticas, clásicos olvidados y lápices de colores a quien se acerque. Es aquí, en ese lugar modesto, donde una tarde de 1951 Lola conocerá a Alice, una mujer que ha encontrado en los libros su razón de vivir. Siguiendo la mirada de Lola y Alice, viéndolas sentadas detrás del pobre mostrador y leyendo juntas el mismo libro, iremos lejos, hasta Inglaterra, y atrás en el tiempo, hacia principios del siglo XX, para conocer a una niña que creció preguntándose quiénes eran sus padres.

Críticas para este libro

Avatar del usuario Luita
Luita

Un libro precioso, lleno de frases para enmarcar, que si bien no tiene la maestría de los clásicos, te deja un buen magnífico sabor de boca y unas enormes ganas de salir a la calle con una sonrisa para regalar...

Avatar del usuario SandraClemente
SandraClemente

Estupenda novela con una estructura narrativa novedosa y deliciosa a la vez que sirve para reflejar los primeros años de la posguerra en la capital de España.


SUGERENCIAS