Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de DWNicholsLa perla secreta

DWNichols

No es una historia sencilla, en absoluto. El primer capítulo ya deja claro que será complicada, con personajes muy complejos metidos en una situación nada agradable.

Una señorita venida a menos, que huye de algo o de alguien y que ha acabado en Londres sin un penique en el bolsillo, se ve en la dolorosa necesidad de vender su cuerpo para poder sobrevivir. Un caballero, con feas cicatrices en el cuerpo y en su alma, desesperado por un poco de cariño y contacto humano, será su primer cliente.

Una situación desesperada y una decisión impulsiva que cambiarán el transcurso de la vida de estas dos personas.

Pero alrededor de Adam y de Fleur, los protagonistas, se mueven otros personajes que son altamente importantes en el desarrollo de la historia.

Sybil, la esposa, una mujer delicada, egoísta y teatralera, pero que en el fondo acaba dándote lástima, pues no es más que una víctima de las manipulaciones de Adam y su hermano Thomas, el primero pensando sólo en la lástima que le inspira su esposa, el segundo pensando sólo en sí mismo.

Thomas, el hermano. Creo que es el personaje más odioso que he encontrado en cualquier novela que haya leído hasta ahora, porque no es el malvado que maquina y se retuerce las manos pensando en hacer el mal, sino que es su irresponsabilidad, su auténtico y crudo egoísmo, la forma en que manipula y engaña a Sybil en su propio y único beneficio, y su absoluta falta de sentimientos, escrúpulos o sentimientos, el que lo convierte en un ser totalmente repugnante.

Y Matthew, el primo de Fleur. Ah, ese cabrón desalmado, capaz de cualquier cosa con tal de conseguir a Fleur.

Es una novela que llega al corazón con la profundidad de todo el abanico de sentimientos por los que Fleur y Adam van pasando, desde los más negativos hasta llegar al amor. Una historia con momentos sórdidos, terroríficos para una mujer, y otros tan tiernos que ablandan el alma y nos obligan a derramar lágrimas.

Me enamoré de la pareja protagonista: Fleur y Adam. Tan distintos y sin embargo, tan parecidos. Es difícil poder hablar de ellos sin desentrañar parte de la trama, por eso sólo os diré que son personas fuertes pero vulnerables, leales a sí mismos y con un fuerte sentido del honor, y que están atrapados en una situación provocada por las acciones irresponsables y egoístas de otras personas.

Es una novela que os cautivará desde la primera frase, que os hará suspirar constantemente (sobre todo cuando vayáis conociendo a Adam), y que no podréis dejarla hasta el final. Por lo menos, para mí fue así.

Nota: Me ha encantado que tradujeran literalmente el título pues, aunque al principio parece que no tiene sentido, en un momento determinado lleno de emociones, descubrimos a qué hace referencia, y es realmente precioso.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS