Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de SmiorganLa espada de fuego

Smiorgan

es una muy entretenida novela de aventuras, a la que a pesar de su clara orientación juvenil, no le falta pulso narrativo y en la que los personajes tienen vuelo propio, consiguiendo enganchar al lector desde el principio y manteniéndole atrapado hasta su desenlace final.
La espada de fuego, Zemal, que confiere a su poseedor fama y respeto en todo el mundo de Tramorea queda sin dueño tras la muerte de su poseedor, y esta es la escusa para narrarnos una historia de aventuras entre todos los aspirantes a poder empuñarla, empezando por el joven protagonista Derguin Gorión y junto a el personajes como Kratos May uno de los más sobresalientes maestros en el manejo de la espada, el mago Linar y el aprendiz de este último Mikhon Tiq, a la vez, joven amigo de Derguin. Pero como no solo de héroes vive una novela de estás características, los villanos están a la altura de los personajes, cosa que siempre es de agradecer en una novela de este tipo.
Como vemos nada original, la arquetípica historia del emperador de todas las cosas, pero que en manos de Negrete consigue adquirir personalidad propia, y volar por encima de la mayoría de novelas similares al crear el autor un mundo propio, lleno de referencias a otros universos, pero homogéneo y habitado por unos personajes llenos de vida que lejos del maniqueísmo habitual de este tipo de historias, están llenos de dobleces que les acercan al lector.
Aun así la novela da la sensación en algunos pasajes de haber sido alargada para alcanzar un determinado número de páginas, lo que produce algún que otro bajón en el ritmo narrativo, pero de los que se recupera brillantemente para dejarnos una de las mejores obras de la fantasía heroica producidas nunca en nuestro país.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS