Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de MayAbiattiLa divina comedia

MayAbiatti

Cada una de las partes de la obra está compuesta por cánticas (Infierno, Purgatorio, Cielo), que a su vez se componen de tercetos. Está enfocado a lo que es el simbolismo que evoca a la trinidad sagrada, es decir, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. El equilibrio, la estabilidad y el triángulo. Las tres cánticas se componen de cien cantos, treinta y tres por cada cántica más el de introducción.
Cada uno de los personajes principales representan una parte del Universo. Dante vendría siendo la humanidad, Beatriz la fe, y Virgilio la razón.
La obra comienza cuando Dante se extravía en la selva negra y se encuentra con tres bestias las cuales representa como tres vicios: la pantera como la Lujuria, el león como la Soberbia y la loba como la Avaricia. Virgilio llega en su rescate, enviando por Beatriz, quien a su vez fue encomendada por Lucía, uno de los seres que se encuentran en la parte más alta del Cielo.
Virgilio guía a Dante por el Infierno que se divide en nueve círculos y estos, a su vez, se dividen en diferentes partes. El poeta describe este lugar como un cono que desciende hasta el centro de la Tierra, en donde reposa Lucifer.

Infierno
La primera cántica de la obra corresponde al Infierno y sus nueve círculos:
Primer círculo: Limbo: es el hogar de Virgilio y muchos otros personajes de la historia de la humanidad. Se encuentran los que no han sido bautizados en nombre de Cristo.
Segundo círculo: Lujuria: aquí se juzga a los condenados suicidas por amor, según se dice, el lugar de todo el Infierno donde hay más sufrimiento.
Tercer círculo: Gula: aquí se encuentran los glotones, pero no sólo por comida, sino que de diferentes formas. Son custodiados por Cerberos, el perro de tres cabezas.
Cuarto círculo: Avaricia y Derroche: todos aquellos que en su vida no quisieron gastar un poco de su dinero, o por el contrario, aquellos que lo gastaron en cosas vanas y sin necesidad, llenan este círculo.
Quinto círculo: Ira: en este lugar se encuentra la Laguna Estigia, en donde los condenados por la ira están sumergidos en el lodo, sacándose la piel con los dientes debido a su enojo.
Sexto círculo: Herejía: un lugar lleno de tumbas sobre llamaradas, en donde son castigados aquellos que no creían que había vida después de la muerte.
Séptimo círculo: Violencia: este círculo se compone por tres subdivisiones:

Lago de sangre: lugar para los asesinos, los que acabaron con la vida de otros.
Bosque de espinas: los suicidas reciben el castigo de ser convertidos en arbustos que se rompen al más leve tacto.
Violentos contra Dios: aquí se encuentran los blasfemos, que son castigados con lluvia de fuego y arena caliente.
Octavo círculo: Fraude: se divide en diez fosas para castigar a los diferentes tipos de fraude. Empezando por los que vivían de las mujeres, los aduladores, los adoradores de oro, los falsos magos, los estafadores, los hipócritas, los ladrones, los malos consejeros, los que imponen la discordia y los falsificadores.
Noveno círculo: Traición: se hace referencia a cuatro tipos de traidores. Los que van contra parientes, contra la patria, contra los huéspedes y los que el poeta nombra los peores, los que van contra sus bienhechores. Aquí se encuentra Lucifer, a quien describe con tres cabezas y seis alas, además de grandes colmillos que devoran a Judas. Virgilio le dice a Dante que la única manera de salir de allí es escalando a Lucifer.
Image Hosted by ImageShack.us
Gráfico del Infierno. Pincha la imagen para verla en su tamaño real.


Purgatorio
El poeta describe el Purgatorio como una montaña de siete círculos, a diferencia del Infierno que desciende. Esto es porque todo lo que entra por el hoyo del Infierno, tiene que salir en algún lado de la Tierra, y de allí se forma la montaña del Purgatorio. Pero antes de ingresar, un ángel le graba en la frente a Dante siete Ps, donde cada una simboliza un pecado que deben ir desapareciendo a medida que el avance en su camino al Cielo.
Primer círculo: Soberbia: aquí se nota un cambio en la manera de ser del poeta, ya que luego de ver todo el sufrimiento del Infierno, se percata que su vida debe mejorar para bien, o irá a parar donde las pobres almas sin consuelo. Los castigados se arrastran con piedras en su espalda, bajándolos porque su soberbia los hacía sentirse grandes y superiores.
Segundo círculo: Envidia: los envidiosos son castigados cociéndoles los ojos con alambre para que los mantengan cerrados, aún así entonan canciones de amor.
Tercer círculo: Ira: aquellos castigados por la ira son privados de la vista por una espesa humareda, que provoca una oscuridad mayor que la del Infierno.
Cuarto círculo: Pereza: a los perezosos que en vida no hacían nada, se les castiga a correr sin parar, es decir, lo contrario de cuando tenían su alma en su cuerpo.
Quinto círculo: Avaricia y despilfarro: los que en vida sólo querían bienes terrenales, son castigados aquí amarrados de pies y manos, con su cara pegada al suelo.
Sexto círculo: Gula: aquí los golosos son castigados con deliciosos manjares que los rodean, pero ellos no pueden acercarse.
Séptimo círculo: Lujuria: se divide en dos grupos: los sodomitas y los insatisfechos, ambos arden en grandes llamaradas que no le hacen daño alguno al poeta y su guía.
Se llega al Paraíso terrenal donde vivieron Adán y Eva. Virgilio desaparece y llega Beatriz a guiar al poeta.
Image Hosted by ImageShack.us
Gráfico del Purgatorio. Pincha la imagen para verla en su tamaño real.

Cielo
A diferencia de las cánticas, el Cielo no está compuesto por círculos, sino que por cielos, que van subiendo de menor a mayor. Son representados por los planetas, la luna y el Sol. Se debe recordar que para ese entonces aún no eran descubiertos los planetas que hoy forman el Sistema Solar, por ellos se les nombra como cielo estrellado y cielo cristalino.
Primer cielo: Luna: el lugar donde todo lo que se quiere, se puede. Se encuentran las almas que no cumplieron sus votos religiosos, los que necesitaron un poco más de voluntad.
Segundo cielo: Mercurio: aquí se encuentran todos aquellos que alcanzaron fama y gloria con sus buenas acciones. A diferencia del Infierno, en donde se encuentran los que alcanzaron fama a pesar de no ser bautizados, hundidos en el dolor; en este cielo todo es gozo.
Tercer cielo: Venus: lugar destinado a las almas del amor.
Cuarto cielo: Sol: aquellas almas que en vida se encargaron de profesar la teología y filosofía. Doce son más brillantes que el Sol. Aquí están los sabios.
Quinto cielo: Marte: aquí están las almas mártires de la iglesia. Las que han combatido por la fe.
Sexto cielo: Júpiter: lugar donde se reúnen las almas justas y piadosas que danzan formando un águila imperial.
Séptimo cielo: Saturno: aquí llegan las almas contemplativas.
Octavo cielo: Cielo estrellado o fijo: aquí se encuentra Cristo con sus seguidores.
Noveno cielo: Cielo cristalino o móvil: Dios y los ángeles. Este cielo es importante porque es el que se encarga de hacer girar todo. En esta esfera empieza y concluye el movimiento y todo lo demás gira a su alrededor.
Se llega al Cielo Empíreo, la ubicación más alta de todas, donde se encuentra la Reina de todo, la Virgen María y también San Pedro. Además de Lucia, quien fue con Beatriz para que auxiliara a Dante.
La contemplación de Dios es imposible, porque el poeta señala que es algo que no puede describir. Lo que sí describe son tres esferas de luz cegadora, en la representación de la Divina Trinidad.
Image Hosted by ImageShack.us
Gráfico del Paraíso o Cielo. Pincha la imagen para verla en su tamaño real.

Durante toda la obra se van mencionando hechos que para la época en que fue escrito, no eran conocidos. Como por ejemplo, cuando Dante está en el séptimo cielo, observa la Tierra y le dice a Beatriz que la ve tan pequeño comparado con los otros globos, que la da risa su vil aspecto. La Divina Comedia fue escrita entre los años 1304 y 1321, donde se pensaba que la Tierra era cuadrada. Faltaban aún algunos años para la llegada de Cristóbal Colón.
La Divina Comedia ha tenido múltiples traducción en diferentes lenguas. Las más destacadas son:

Francés: Antoine de Rivarol y Lamennais.
Ingles: Henry Wadsworth Longfellow.
Esperanto: Giovanni Peterlongo.
Gaélico Irlandés: Monseñor Pádraig de Brún.
Latín: Giovanni Bertoldi da Serravalle.
Húngaro: Mihály Babits.
También se debe mencionar que esta comedia ha sido la inspiración para muchas obras de artes, películas y hasta videojuegos, además de parques de diversión. Otra cosa importante es que ha sido estudiada por diversos científicos, historiados, filósofos, etc.
A mí en lo personal me gustó, lo encontré entretenido y no sé, pero en gran parte lo vi romántico, quizás es porque mi idea del romanticismo no es la típica que se suele ver en el mundo. Lo recomiendo, pero su lectura es algo tediosa y pesada por todos los nombres que van apareciendo en el camino.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS