Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Luislira

Después de la avalancha de sentimientos que quedan tras acabar Tormenta de Espadas se viene una sensación incómoda debido a la aparente tranquilidad de Festín. Es el -largo- minuto de silencio que queda tras las grandes batallas pasadas. En principio se nota la lentitud con la que avanza la historia y como lector tenía dos opciones: quejarme cada vez que empezara un nuevo capítulo de los personajes que menos me agradaban o intentar adivinar a dónde quería llevarme George con ellos. No pensé que iba a decepcionarme, y no me equivoqué. Al final, solo he dicho: ¡Menudo genio! Me ha tomado por sorpresa el desenlace de cada personaje y por su puesto, he quedado más enganchado que nunca.
Puede parecer el patito feo de Canción de Hielo y Fuego, pero el gran abanico de personajes, historias y situaciones que contiene podría ser clave para el destino de muchos, dentro y fuera de Poniente.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS