Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de CabaEn costas extrañas

Caba

Hace algún tiempo descubrí a Tim Powers, autor especializado en literatura fantástica y de ciencia ficción. Este escritor -cuyo mentor era el mismísimo Philip K. Dick- es muy particular, ya que mezcla sus relatos con hechos y personajes reales. Hechos acaecidos a lo largo de la historia envueltos en un halo de misterio a los que no se les encuentra explicación plausible por parte de los más escépticos, y Tim les arroja luz a su manera, por medio de la fantasía.

La obra con la cual ganó prestigio(y mi favorita) fue “Las puertas de Anubis” pero la que quiero reseñar es “En costas extrañas”, escrita en 1987.

Esta novela, de la que se comenta es la base para el guión de la cuarta entrega de “Piratas del Caribe”, nos narra las aventuras de John "Jack Shandy" Chandagnac, quien viaja al nuevo continente después de la muerte de su padre, un titiritero, para hablar con su tío, quien aparentemente se ha hecho con la herencia de la familia. En el camino conoce a una joven llamada Beth Hurwood y su padre, un profesor de Oxford . Su barco es abordado por piratas y con la ayuda del profesor y su asistente el capitán es asesinado y Chandagnac es forzado a unirse a la tripulación pirata. A medida que avanza la trama, el lector descubre las siniestras intenciones del profesor, que implican a su mujer muerta, a su joven hija y al pirata más famoso de todos los tiempos, Barbanegra . Chandagnac, ahora pirata y conocido como "Jack Shandy", debe parar el malévolo plan y salvar a la bella Beth Hurwood.
Aquí Tim combina a la perfección la narrativa de aventuras con un muy inquietante elemento de magia negra y vudú cortándonos la respiración. En sus primeras páginas roza el relato de terror, consiguiendo que se nos erizen los pelillos de la nuca. Desvelando más adelante el verdadero mcguffing de la historia: la búsqueda de la Fuente de la Eterna Juventud, principal hecho elegido como base para la cuarta entrega de la saga “Piratas del Caribe", como he dicho anteriormente.

La novela comienza con mucho fuerza y nos engancha desde la primera página, siendo esto un arma de doble filo al no poder mantener, obviamente, ese punto álgido en toda la novela, por lo que algunos pasajes nos parecerán aburridos; que sólo lo son, insisto, en comparación con su inquietante comienzo.

Cuando lo leí pensé que si alguna vez se hacia una adaptación cinematográfica, y ésta le hiciese justicia al original, dejaría en pañales a la sobrevalorada saga de Sparrow. Pero alguien más espabilado ha tenido la “brillante” idea de fusionar ambas obras, y quizás salga algo interesante -cosa que dudo después de visionar las posteriores secuelas que tuvo “Piratas del Caribe”- pero cuando leí que en esta pseudo-adaptación participaría Penélope Cruz me quitó hasta las ganas de interesarme por dicho proyecto.

Desde aquí os animo a que leáis la novela, y por supuesto, que descubráis a Tim Powers, uno de los mejores escritores de género que existen actualmente.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS