Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
0 votos
--

La bondadosa crueldad

Occidente siente una singular y doble pasión por la crueldad. Frente a Jesús crucificado llora dos mil años y la rechaza; frente a los padeceres de quienes el atormentado en la cruz condena al tormento, la comprende, justicia y alienta. La crueldad es injusta cuando la sufre Jesús unas horas y justo castigo cuando anuncia que millones la sufrirán eternamente.
Este doble concepto de justicia forma parte de nuestra cultura. Sobre un fondo de vírgenes, ángeles y aplomas, los artistas cristianos pintaron el dolor lamentado: corazones sangrantes, coronas de espinas, la cabeza del Bautista y crucifijos, innumerables crucifijos que nos rodean adornando cementerios, comisarías, colectivos y cuarteles.
Los mismos pinceles -Fra Angélico, Giotto, Miguel Angel- pusieron su destreza al servicio de la intimidación religiosa pintando la crueldad justa, el merecido castigo a paganos e impíos: diluvio, Sodoma, primogénitos egipcios, Jericó, Apocalipsis, Juicios Finales, infiernos.
Creyentes e incrédulos coinciden en no cuestionar éticamente esas obras. Los creyentes, porque la tortura forma parte de su ética. Los incrédulos, porque adictos a la estética no miran la ética: si el cuadro está bien pintado no importa que exalte un crimen.Palabras e imágenes de este libro reflejan ese aspecto de nuestra cultura.
  • ISBN 9789509282353
  • Nº PÁGS 129
  • AÑO 2000
  • EDITORIAL ARGONAUTA (ARGENTINA)

Citas de La bondadosa crueldad

Libro sin citas Añadir cita

Críticas para este libro

Libro sin críticas


SUGERENCIAS