Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies
Cesar_Colomer

La tercera parte de la trilogía “Millenium”, de Stieg Larsson. Poco más se puede decir a lo dicho en las otras dos. En este caso, la historia no es tan buena, en pocas palabras, es contar el final de “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” a lo largo de más de 800 paginas, se dedica a ir enredando y enredando la madeja, introduciendo más y más personajes, multiplicando indefinidamente encuentros entre unos y otros, unos se espían a los otros, otros a los unos, un tercero que espía a los dos y al mismo tiempo es seguido por... Se introducen personajes que de repente toman un gran protagonismo, y sin dar explicación ninguna se los saca de la historia, para colmo, lo que les ha ocurrido, no aporta nada a la historia, En resumidas cuentas, durante las 800 pag. no aporta nada nuevo, siempre estamos en el libro II. Para colmo, para que el numero de páginas crezca, aparecen historias paralelas, que nadie sabe que tienen que ver con el asunto. El autor va sacando un cabo, otro, aunque al final la historia es más sencilla, te das cuenta de le sobra más de la mitas, está llena de paja Un libro literariamente flojo, si se puede terminar de leer, es por la agilidad de las historias, se pasan con facilidad las paginas, no cansa, no pide nada por parte del lector. Pura literatura de evasión sin la gran calidad de los grandes maestros de la novela negra.

― Fuente

Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS