Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de GlezLo que no está escrito

Glez

Es una obra de fácil lectura, pero de difícil comentario según mi modesta opinión.
Hay dos narraciones misteriosamente entrelazadas. Por un lado, está la historia de un matrimonio divorciado y su hijo adolescente. El padre recoge a su hijo para pasar un fin de semana en la sierra y la madre, no muy entusiasmada con la excursión, descubre que él le ha dejado el manuscrito de una novela que trata sobre un secuestro. Esta novela es la segunda historia.
En la obra hay algo de novela negra, algo de novela de terror, algo de thriller, pero no creo que pueda catalogarse como ninguna de ellas. Los capítulos se alternan entre el relato de la excursión, las reflexiones y dudas de la madre sobre lo que puede estar ocurriendo en la sierra y sobre su vida pasada y presente, y la novela que está leyendo y que ha escrito el marido.
La angustia viene dada precisamente por “lo que no está escrito”, por la relación que Carmen establece entre el relato del secuestro y las intenciones de su marido, aunque creo que todos los personajes, todas la situaciones, están dirigidas a que el lector sienta esa inquietud, esa angustia.
Es una historia extraña, que resulta al final inverosímil (así lo ha querido el autor) y, en mi caso, desconcertante, pero bien escrita, adictiva, con una estructura trabajada.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS