Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Crítica de GlezLa mennulara

Glez

Sicilia, 1963. En Roccacolomba subsiste una sociedad opresiva y anclada en el pasado, de amos y criados, de mujeres sometidas a sus maridos, de conexiones entre la mafia y el poder político, donde no se admite transgresión alguna de la norma impuesta por la costumbre.

La Mennulara ha muerto, llamada así por su ocupación cuando era joven en el campo, recogiendo almendras. Poco a poco, a través de chismorreos y conversaciones, de familia en familia y de casa en casa, lo mismo de sirvientes que de personas de buena posición, iremos descubriendo a esta mujer que se convierte en administradora y salvadora del patrimonio de la familia Alfallipe y gobernadora de su casa, sin dejar de desempeñar su papel de sierva.

La obra está escrita de forma coral. Aunque todo gira alrededor de la vida de la Mennulara y su relación con la familia Alfallipe, quien habla (y no deja de hablar del tema) es todo el pueblo de Roccacolomba. Así, como en un puzle, iremos desentrañando todo el misterio que rodea a esta poderosa y enigmática mujer, odiada por unos y respetada por otros.
Está escrita en brevísimos capítulos para dar voz a los distintos personajes. A cada capítulo va creciendo la expectación por el personaje y la intriga por los extraños sucesos narrados.
Simonetta Agnello Hornby es una escritora muy reconocida. “La Mennulara” es su primera obra y me ha ganado para las siguientes.


Comentarios

Crítica sin comentarios


SUGERENCIAS