Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Todos estamos agrietados. Cada...

  • Todos estamos agrietados. Cada uno de nosotros empieza siendo un recipiente hermético. Pasan cosas. Personas que nos dejan, o que no nos quieren, o que no nos entienden, o que no las entendemos, y nos perdemos, nos fallamos y nos hacemos daños. Y el recipiente empieza a agrietarse por algunos sitios. Y, sí, en cuanto el recipiente se agrieta, el final es inevitable.
    Pero está todo ese tiempo desde que las grietas empiezas a abrirse hasta que nos desmoronamos. Y solo en ese tiempo podemos vernos unos a otros, porque vemos lo que hay fuera a través de nuestras grietas, y lo que hay dentro se nos ve también a través de ellas.
    ¿Cuándo nos vimos tú y yo cara a cara? No hasta que me viste entre mis grietas, y yo a ti entre las tuyas.
    Pero cuando el recipiente se rompe, la luz puede entrar. Y puede salir
    John Green, Ciudades de papel

USUARIOS QUE HICIERON +1

A Ileeen le gustó esta cita08 abril, 2015

SUGERENCIAS